La portavoz de la Junta, Milagros Marcos, y el consejero de Educación, Fernando Rey
La portavoz de la Junta, Milagros Marcos, y el consejero de Educación, Fernando Rey - F. HERAS
Educación

Tutores y directivos se involucrarán en el servicio de orientación de alumnos

Educación le da un nuevo enfoque, dirigido al conjunto de los estudiantes

ValladolidActualizado:

«Acompañar a cada alumno. No dejar a nadie atrás». Es el espíritu que mueve el Decreto que regula el modelo de orientación educativa, vocacional y profesional en Castilla y León, aprobado este pasado jueves por el Consejo de Gobierno de la Junta, con el que «nos dotamos de un modelo muy serio y compacto de orientación en nuestras aulas», destacó el consejero de Educación, Fernando Rey. Una norma que supone un cambio en la acción y concepción de la orientación, de modo que «todo el centro» educativo se tendrá que «involucrar» en la orientación de los escolares. Así, en esta labor pasan a participar de forma activa también el cuerpo directivo y los tutores, además de los propios orientadores, y de la mano con las familias.

Además, explicó Rey, también se avanza desde una orientación que nació más pensada en la «integración» a otra en la que «todos» los alumnos la van a necesitar de una forma u otra a lo largo de su etapa educativa, pues abarca desde el apoyo, la consulta sobre problemas, terapias, itinerarios formativos en función de los intereses, motivaciones o capacidades del estudiante... Un «nuevo enfoque» de la orientación, que nace también una vez que «detectamos que escolares y familias cada vez necesitan más la orientación», apuntó el consejero.

Más profesionales

Rey subrayó que se trata de una norma «muy importante», ya que establece las reglas y organización de los recursos en un tema «vital», como es la orientación de los escolares. Actualmente hay 772 orientadores (psicólogos y pedagogos) en los centros de Secundaria y Formación Profesional públicos de Castilla y León y el decreto aprobado ayer incluye la contratación de aquí hasta el curso escolar 2020-2021 de otros 43, además de la creación de 24 plazas de profesores técnicos al servicio de la comunidad, para lo que se contempla destinar casi seis millones de euros. El objetivo es contar como mínimo con un orientador por cada 500 alumnos. Para la etapa de Infantil y Primaria ahora este servicio se presta a través de equipos externos. Respecto a los primeros años, Fernando Rey destacó la importancia de la orientación para la «detección temprana» de cualquier dificultad por parte de los alumnos.

Además, señaló el consejero, el decreto también supone un «cambio de enfoque», de modo que se busca «configurar una orientación más ligada a cada centro». De hecho, todos deberán contar con su propio plan anual sobre la materia.

Rey también avanzó que desde su departamento se están «planteando» contar con equipos de refuerzo psicológico de los profesores.