El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones - ICAL

Quiñones defiende el operativo de incendios en la provincia de Ávila y exige «mensajes de responsabilidad»

Señala que en el Valle del Tiétar se contó con los «medios necesarios y suficientes» y ve «injustas» las críticas

ValladolidActualizado:

"Es lógico que en determinados lugares quieran que las cosas sean más rápidas pero un incendio es como es. Es muy complicado apagarlo». Con cierta empatía, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, mostró ayer su compresión hacia los municipios del Valle del Tiétar que presa de las llamas han reclamado más medios en la extinción de los fuegos que han arrasado sus lindes. Pero hasta ahí toda su condescendencia. Rechazó de plano, sin embargo, las criticas que en este fin de semana han llegado por distintos frentes contra el despliegue aún parcial –hasta ayer– del operativo de incendios en plena ola de calor. Desde la Junta advirtieron de que se ha contado con «los medios necesarios» y aunque todo el dispositivo hubiera estado en marcha no se habría atajado mejor el fuego de Pedro Bernardo (Ávila), que ha sido «muy difícil».

«Estamos acostumbrados a que después de un incendio de estas características resulta que se critica a quien la paga. Eso es ya una costumbre y es absolutamente injusto e impropio», señaló Suárez-Quiñones en respuesta a los reproches al Ejecutivo por falta de medios en los fuegos declarados en Ávila en los últimos días que se atribuyen a que el dispositivo estaba operativo al 82%, de acuerdo con la situación de peligro medio declarada días atrás. Todo ello a la espera de que ayer comenzara oficialmente el periodo de riesgo alto de incendios forestales y el consiguiente despliegue absoluto que voces críticas como PSOE o UGT creen que se debería haber adelantado. Se trata de un supuesto que nunca se ha producido en la Comunidad, pero que enmarcaron en una ola de calor de una envergadura sin precedentes en el mes de junio.

La Junta niega que el control de los incendios del fin de semana se viera comprometido, ya que el operativo concentró cuantos recursos fueron «necesarios con cerca de 400 personas y hasta 23 medios aéreos y sin descuidar al resto Comunidad que también estaba bajo riesgo», apuntó el consejero, que negó que se haya recurrido a medios de otras administraciones por falta de propios, ya que los del Ministerio son «ordinarios» y habituales en la gestión de incendios.

En el caso concreto de Pedro Bernardo, donde los vecinos denunciaron «desamparo institucional», señaló que se concentraron hasta doce motobombas y «personal suficiente para que las llamas no se acercasen a menos de kilómetro y medio de la población», de manera que aseguró que el pueblo abulense estuvo «especialmente protegido» y no hubo «ningún riesgo»

Dicho esto, insistió Suárez-Quiñones en «rechazar las críticas y pedir un mensaje de responsabilidad para que no se quemen los montes» –el de Arenal «casi seguro que fue provocado»–. «Lo que hace falta es no incendiarlo y he oído pocos llamamientos» al respecto.