Santiago Iturmendi, presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, celebra el paso dado en las Cortes para la nueva ley
Santiago Iturmendi, presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, celebra el paso dado en las Cortes para la nueva ley - HERAS

PP, PSOE y Ciudadanos avanzan en Castilla y León con una ley que permitirá cazar a partir de abril

Los tres grupos destacan el valor de la actividad cinegética para el medio rural

ValladolidActualizado:

La ley que permitirá la caza a partir del mes de abril -cuando comienza la temporada en especies como el corzo- pasó ayer en las Cortes regionales el trámite obligado de toma en consideración gracias a los votos a favor de los grupos Popular, Socialista y Ciudadanos. Así estaba previsto después de que los populares presentasen, a instancia de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, una Proposición de Ley que, en esencia, supone la modificación de la legislación actual de caza para incluir en el nuevo texto la relación de todas las especies cinegéticas. Se busca de esta forma «salvar» el auto de lo Contencioso Administrativo del TSJ de Castilla y León que el pasado mes anuló la orden de aprovechamiento cinegético de la Junta y, por lo tanto, prohibió la caza en todo el territorio regional.

Con la toma en consideración de la iniciativa, que contó con la abstención de Podemos y el voto en contra de IU, el último pleno del Parlamento autonómico, previsto para el miércoles 27, aprobará definitivamente la citada ley, de forma que entrará en vigor de manera inmediata.

Durante el debate parlamentario, los portavoces intervinientes reconocieron la importancia de la caza para la supervivencia del mundo rural y apostaron por la elaboración de una nueva ley en la próxima legislatura que actualice la vigente, que tiene nada menos que 22 años. Por el Grupo Popular, defendió la iniciativa el candidato a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, quien insistió en que «sin la caza no se entiende Castilla y León» y recordó que, como con los toros, «lo que está en juego es la libertad, la convivencia, el respeto a las opiniones ajenas y, por supuesto, el mundo rural» para concluir su intervención con un «¡viva la caza y viva la libertad!». El socialista José Luis Aceves, criticó que la Junta no haya reglamentado como es debido una ley que data de 1996. «Nosotros somos los garantes del acuerdo y de la solución, pero vamos a hacerlo con un parche», señaló. También el parlamentario de Ciudadanos, José Ignacio Delgado, acusó a los populares de «no haberlo hecho bien» aunque mantuvo que «si eliminamos la caza acabamos con la esencia de Castilla y León y con el futuro de nuestros pueblos».

«Sucias manos»

El procurador de Izquierda Unida, José Sarrión, el único que votó en contra, fue el principal destinatario de las críticas de Mañueco, que llegó a pedirle que la «minoría» a la que representa «quite sus sucias manos de nuestra tierra». Sarrión, que aseguró no estar en contra de la caza sino a favor de que esté «profundamente regulada y controlada» le respondió que «quiten ustedes sus sucias manos de la Administración».

El grupo de la abstención, Podemos, justificó su postura en que están a favor de la actividad cinegética pero, según Félix Díez, «ésto es un parche para salvar la temporada después de estar dando palos de ciego».

El sí mayoritario de la Cámara (71 votos a favor, 10 abstenciones y un no) fue recibido con aplausos por representantes de las asociaciones de cazadores y de las organizaciones agrarias (Asaja, UPA-COAG y UCCL) que, previamente, se manifestaron a las puertas de las Cortes. La concentración coincidió con la que realizaban CC.OO y UGT para reclamar la jornada laboral de 35 horas y obligó a intervenir a la Policía para evitar un enfrentamiento entre los dos grupos.