Imagen del hemiciclo de las Cortes autonomicas
Imagen del hemiciclo de las Cortes autonomicas - ICAL

La pérdida de población resta tres procuradores a las Cortes autonómicas

El parlamento regional se queda con 81 escaños, la cifra más baja de su historia

VALLADOLIDActualizado:

La despoblación afecta a Castilla y León hasta en el número de cargos políticos. El padrón publicado ayer en el Boletín Oficial del Estado y que hace oficial el descenso de más de 16.600 habitantes durante el pasado año conllevará la pérdida de tres procuradores en las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, lo que hará que la próxima sea la legislatura con menos «escaños» en la historia de la Comunidad, con un total de 81.

Frente a los 84 «sillones» actuales -la cifra que más veces se ha repetido- el descenso de empadronados hará que segovianos, salmantinos y leoneses designen cada uno a un procurador menos para ocupar su sitio en unas Cortes de Castilla y León más vacías que nunca.

Teniendo en cuenta que la circunscripción electoral corresponde en la región a cada provincia y que a todas ellas se les asigna directamente tres cargos, cada 45.000 habitantes suma uno más -el último se otorga si supera los 22.500-. Así, Ávila (7), Burgos (11), Palencia (7), Soria (5), Valladolid (15) y Zamora (7) se mantienen estables, aunque en el caso abulense ha estado cercana de perder su séptimo procurador. En cambio León elige a 13 en lugar de a 14, mientras que Segovia pasa de siete a seis y Salamanca, de once a diez.

Castilla y León encabeza, con una pérdida del 0,69 por ciento de la población y un total de 2.409.164 habitantes, un año más la pérdida de las comunidades autónomas desde un punto de vista porcentual, seguida de Asturias y Extremadura, que cayeron en un 0,65 por ciento (6.716 y 7.057 habitantes menos respectivamente); Galicia un 0,24 por ciento (6.596 habitantes menos); y Castilla- La Mancha, en un 0,23 por ciento (4.672 personas). Apenas hubo variación en los casos de Aragón (22 personas menos) o Cantabria (66 habitantes). Por el contrario, donde más se incrementó la población una vez más fue en Baleares, en un 1,16 por ciento (12.909 personas más) y la Comunidad de Madrid, con un crecimiento del 1,09 por ciento (70.895 personas); o Canarias, con un aumento del 0,93 (19.564 personas).

Por provincias, la población del padrón municipal descendió en todas las de Castilla y León. Zamora, con una caída del 1,61 por ciento y 2.855 habitantes menos, y Ávila, con un descenso del 1,37 por ciento y 2.202 habitantes menos, son las que experimentaron mayores caídas. También registraron disminuciones en León, con un 0,98 por ciento (4.570 personas); Palencia un 0,83 por ciento (1.355 personas); Salamanca un 0,64 por ciento (2.130 personas); Segovia un 0,55 por ciento (842 habitantes); Soria un 0,34 por ciento (303 personas menos); Burgos un 0,31 por ciento (1.101 personas); y Valladolid un 0,25 por ciento (1.279 habitantes).

En lo que a capitales de provincia se refiere, la tendencia también fue de descenso de manera generalizada, con las únicas dos excepciones de Soria, donde la población creció en 231 personas, lo que supuso una mejora porcentual del 0,59 por ciento, y de Burgos, donde subió en un 0,17 por ciento, es decir, apenas 298 personas más.

Por el contrario, el resto de capitales de la Comunidad experimentaron un sensible descenso en el número de habitantes, encabezado por Zamora, con una caída del 0,9 por ciento, que se tradujo en la pérdida de 562 personas; seguida de Ávila, con un 0,85% (492 menos). Le siguen León, con un descenso del 0,43 (545); Palencia, con un 0,33 (263; Salamanca, un 0,32 (458); Valladolid, con un 0,28 (849); y el descenso más bajo se registró en Segovia, con un 0,14 (73).