Guillermo Garabito - La sombra de mis pasos

Matar a Colón

«Así nos dejaríamos de Villalar por aquí, que se ha convertido en un ombliguismo de chorizo y reivindicación sin reivindicación. En una campa despoblada donde sólo quedan chiringuitos políticos»

Guillermo Garabito
Actualizado:

Al oír a Podemos uno se emociona, se ilusiona pensando que por fin van a resolver problemas reales. Después los vuelve a escuchar enteros, porque hablan en titulares, y se da a la decepción.

El caso es que escuchando las propuestas completas de Podemos uno cambia la emoción por lo de siempre, por mera constatación de que siguen siendo Podemos. Eso fue lo que me pasó anteayer al escuchar al diputado Félix Alonso cuando proponía cambiar la Fiesta Nacional del día 12 de octubre por el 23 de abril. Estuve a punto de envolvérselo para regalo. Se pueden llevar a los comuneros a Madrid y nacionalizarlos, incluso a Altafulla. Padilla, Bravo y Maldonado repartidos entre todos los españoles y así que nos los quiten de encima a los de Castilla y León. Sobre todo a los de Castilla, que con los de León, ya advierten mis amigos de allí, tiene poco que ver. Así nos dejaríamos de Villalar por aquí, que se ha convertido en un ombliguismo de chorizo y reivindicación sin reivindicación. En una campa despoblada donde sólo quedan chiringuitos políticos. Y Villalar no es eso, faltaría más, pero en eso ha ido derivando por no llevarlo hacia nada mejor.

Se lo hubiéramos regalado encantados, ya digo, al menos el que escribe. Y ya nos habríamos encargado de convertir en Día de la Comunidad el 12 de octubre, que, a fin de cuentas, también fue cosa de Castilla eso del descubrimiento de América. Y ya puestos los de León tampoco se habrían sentido identificados... España puede que consista precisamente en eso, en no identificarse con nada de lo que se identifique el vecino. Y eso puede que sea lo que nos une. Al final resultó que el diputado no lo decía por los comuneros, de Acuña y compañía ni se acordó. Lo decía por Cervantes (que ya sabe el lector que era catalán) y por Sant Jordi, que es lo único que ha ocurrido en España, se ve, el 23 de abril. Lo raro es que alguien en la Carrera de San Jerónimo se hubiera acordado de Castilla y León, fuera de Podemos o del PP.

A Unidos Podemos le da igual Cervantes y se la trae al fresco El Quijote, el día del libro en general y los comuneros en particular. La propuesta, más que nada, era por si colaba y así desterrar a Colón de la Historia y de paso la Hispanidad… No vayamos a mirar hacía el Atlántico y nos dé por encontrar Venezuela.

«¡Cada veintitrés de abril, / se alce tu cruz comunero!» ¡Y qué cruz!

Guillermo GarabitoGuillermo Garabito