La historia de la fotografía que Trapa nunca pudo repetir

Una campaña de la empresa chocolatera salva parte de la selva indonesia de Borneo

ValladolidActualizado:

¿Puede una campaña publicitaria salvar parte de una selva amenazada por el cultivo de palma? La empresa chocolatera palentina Trapa, al parecer, lo ha conseguido.

Todo comenzó a finales de 2018 cuando la firma palentina decidía lanzar una campaña con la que fortalecer su decisión de eliminar el uso de aceite de palma de sus productos. La chocolatera envió a Borneo (Indonesia) una expedición para realizar una fotografía aérea de una de las zonas objeto de devastación por el cultivo de la palma aceitera. Tras tomar imágenes, la empresa lanzó la siguiente pregunta tanto en medios de comunicación como en redes sociales: «¿Una fotografía irrepetible?», una acción que tenía como objetivo advertir que, de ser deforestada esa parte de la selva, Trapa volvería al mismo lugar para intentar repetir la misma instantánea y constatar públicamente la destrucción del entorno natural.

Según fuentes locales, entre los meses de diciembre de 2018 y enero de 2019 sí que estaba prevista la deforestación del lugar que Trapa había retratado, así con ello en mente, la empresa chocolatera inició los trámites para volver a Indonesia, aunque no pudo repetir la foto porque no dejaron a la nueva expedición volver a la zona.

Una de las imágenes de la campaña publicitaria
Una de las imágenes de la campaña publicitaria

Sin darse por vencidos, los responsables de Trapa decidieron contratar los servicios de una empresa dedicada a la fotografía satélite, que durante 15 días tomó imágenes del lugar captado la primera vez evidenciando que todas las zonas de alrededor habían sido deforestadas por las plantaciones de aceite de palma excepto la retratada primero por Trapa.

Mientras esto ocurría, la respuesta de lo que la empresa chocolatera llama el «lobby del aceite de palma» no se hizo esperar. La Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible reaccionó a la campaña solicitando su retirada y poniendo una denuncia ante Autocontrol, un organismo que relataba que la acción de la chocolatera utilizaba datos sobre el citado aceite de manera parcial y sesgada. Pese a este informe no vinculanet, la compañía palentina se mantuvo firme en su campaña insistiendo en que no se puede esconder la deforestación que provocan estas plantaciones de aceite de palma: «Si para ocultar la realidad se ha paralizado la deforestación de una parte de esta selva amenazada, nos alegramos de haber contribuido a salvarla».

La compañía ha querido que este jueves 21 de marzo, Día Internacional de los Bosques, conozcamos la historia de esta campaña.