Arqueólogos trabajando en el yacimiento Gran Dolina de Atapuerca
Arqueólogos trabajando en el yacimiento Gran Dolina de Atapuerca - EFE

Finalizan 22 años de trabajo en el nivel «más rico» de Gran Dolina en Atapuerca

Los investigadores aspiran a obtener ADN nuclear en la Sima de los Huesos

BurgosActualizado:

La campaña de excavaciones de Atapuerca ha pasado ya el ecuador y los resultados son prometedores, no solo para este verano, cuando acaban los trabajos en el nivel más rico en restos en Gran Dolina, sino porque en varios yacimientos se está a punto de llagar a niveles donde se espera una gran riqueza de fósiles. Una de las aspiraciones de los investigadores es obtener ADN nuclear en algún resto de la Sima de los Huesos. Para ello, buscan en las zonas más próximas a la pared del yacimiento, donde en principio podrían estar mejor conservados.

Uno de los codirectores, Juan Luis Arsuaga, reconoció ayer durante la visita de los medios de comunicación al yacimiento que «es algo muy difícil», aunque en su opinión lograr secuenciar solo un uno por ciento, ya sería un hito científico. El objetivo es conocer algo más de los restos de homínidos de la Sima de los Huesos, que se clasificaron inicialmente como Himo heidelbergensis, hasta que los tres codirectores de Atapuerca decidieron quitar esa clasificación y dejarla pendiente para el futuro. Lo único claro ahora es que se trata de pre-neandertales.

En la campaña de este verano finalizan también los trabajos en un nivel del yacimiento de Gran Dolina en Atapuerca, el TD-10, que es hasta ahora el más rico por la abundancia de fósiles y restos encontrados. En 22 años se han extraído de allí 300.000 restos de entre 300.000 y 500.000 años. En ese mismo yacimiento se trabaja en este momento a una profundidad mayor, en el TD-4, donde se han documentado sobre todo restos de animales entre los que llaman la atención los de Ursus dolinensis, un oso descrito por primera vez en Atapuerca del que han aparecido entre 25 y 30 ejemplares.

Un robo retrasa el trabajo

Uno de los codirectores de Atapuerca, Eudald Carbonell, precisó que al pasar del nivel TD-10. especialmente rico, se podrá avanzar más rápido y llegar en pocos años al TD-6, donde se encontraron en 1994 restos de un cráneo de hace unos 900 000 años, conocido como «El niño de Gran Dolina».

En otro yacimiento emblemático de Atapuerca, en Galería, están a punto de llegar, seguramente en esta campaña, al mismo nivel en el que se han encontrado en pasadas campañas restos de homínidos, explicó su coordinadora, Isabel Caceres. De hecho, los codirectores de las excavaciones creen que se entrará en una época especialmente fértil, por una parte porque se está llegando a niveles de gran interés en varios yacimientos, pero también por las posibilidades que se abren con dos nuevos puntos de excavación: La Paredeja y Cueva Fantasma. Un robo de dos bombas de agua en la zona de lavado de sedimentos y las tormentas de los últimos días paralizaron ayer durante unas horas las excavaciones, cuya campaña se limita a mes y medio.