José María Espejo junto a Francisco Igea tras una de las reuniones con el PP celebradas en las Cortes
José María Espejo junto a Francisco Igea tras una de las reuniones con el PP celebradas en las Cortes - EFE

Cs explica el preacuerdo en Castilla y León: «No es ningún intercambio de cromos»

«No habrá imputados en los gobiernos de las instituciones donde esté Ciudadanos», insiste el dirigente de la formación naranja responsable de pactos

ABC
ValladolidActualizado:

El diputado y secretario nacional de Acción Institucional de Ciudadanos, José María Espejo, explicó este jueves que el preacuerdo entre su partido y el PP en Castilla y León «no es ningún intercambio de cromos», porque antes se han cerrado líneas programáticas que se tendrán que aplicar y porque el bloque en el que más han insistido es el de la regeneración.

Espejo, que intervino este jueves en el programa «Los desayunos de TVE», advirtió de que no habrá «imputados en los gobiernos de las instituciones donde esté Cs». «Van a cambiar las cosas», dijo el responsable de pactos de Ciudadanos, quien también advirtió al PP de Castilla y León de que se han acabado los «chiringuitos».

En ese sentido, el dirigente de Cs recalcó que su partido tiene representantes y «muchos» votantes en los territorios donde van a cogobernar con el PP y señaló que aquellos que no votaron a su formación van a comprobar que las medidas naranjas suponen un verdadero cambio respecto a lo que había hasta ahora.

Respecto al principio de acuerdo, por el que el popular presidirá la Junta de Castilla y León y Cs entrará en el Ejecutivo, José María Espejo confirmó que las capitales de Palencia y Burgos serán gobernadas por Ciudadanos, como algunas diputaciones, entre las que incluyó a la burgalesa y «posiblemente» la de Segovia.

Además, apuntó que faltan por cerrar otros «muchos municipios y diputaciones», donde la fórmula será la del cogobierno con el PP. También señaló que quedan medidas por acordar, hasta el gobierno de la Comunidad y las diputaciones, informa Ical.

Finalmente, Espejo recalcó que los criterios que aprobó la Ejecutivo para iniciar estos procesos marcaron que el socio preferente era el PP, si bien admitió que también acordaron que cuando no fuera posible se abrían otras posibilidades. Desde el principio destacó que hubo «sintonía programática» con el Partido Popular de Castilla y León, así como en las medidas de regeneración, que recalcó los populares han tenido que aceptar.