ABC

Prisión eludible con fianza para el masajista que abusó de clientas en Zamora

No descartan que puede haber más víctimas en otras provincias, ya que el falso masajista y profesor de yoga ofrecía sus servicios en centros de estética y gimnasios

zAMORAActualizado:

El Juzgado de guardia en Zamora ha decretado este jueves el ingreso en prisión, eludible con una fianza de dos mil euros, del masajista investigado por presuntos delitos de abuso sexual a clientas que contrataron sus servicios a través de un gimnasio y una peluquería de Zamora.

El magistrado del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Zamora ha decretado esa medida a propuesta de la Fiscalía, después de tomar declaración al hombre investigado por los hechos, tras la denuncia formulada por la responsable del gimnasio en el que prestó sus servicios, han informado a EFE fuentes judiciales.

Dichas fuentes han precisado además que el número de víctimas se eleva a seis, sin que se descarte que pueda incrementarse su número ya que el hombre ejercía también como supuesto masajista y profesor de yoga en otras provincias.

El detenido, un hombre de 41 años que se desplazaba a Zamora para dar los masajes y las clases de yoga, ha pasado este jueves a disposición judicial después de que fuera detenido el día anterior por la Policía Nacional.

El hombre, que se daba a conocer con el sobrenombre de Leo, se hacía pasar por masajista y profesor de yoga y falseaba sus datos de identidad cuando ofrecía sus servicios en centros de estética, peluquerías y gimnasios con el argumento de que utilizaba una novedosa técnica de masajes, según fuentes policiales.

La detención se produjo este miércoles después de la denuncia que interpuso la responsable de un gimnasio de Zamora sobre unas supuestas prácticas irregulares del masajista, que ofreció sus servicios también en otros locales de peluquería y estética de la ciudad.

La investigación policial determinó que el investigado facilitaba datos falsos sobre su identidad y procedencia en los establecimientos que visitaba, con el fin de dificultar su identificación.

Los agentes comprobaron que ese masajista también trabajó unos días en el año 2017 en una peluquería de Zamora donde, presuntamente consumó cuatro actos de abuso sexual que se suman a los del gimnasio.

Con el pretexto de realizar técnicas de relajación conseguía que las clientas se despojasen de su ropa y comenzaba a darles el masaje para rápidamente buscar el contacto físico con el cuerpo de la víctima y derivar el masaje hacia zonas íntimas, según ha detallado la Policía Nacional de Zamora.

La investigación la ha llevado a cabo por la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la comisaría provincial de Zamora de la Policía Nacional.

El detenido ha pasado este jueves a disposición judicial aunque la investigación sigue abierta por la posibilidad de que existan más víctimas en otras provincias de Castilla y León.