Trabajos de retirada del medallón de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca
Trabajos de retirada del medallón de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca - D. ARRANZ
Sociedad

Castilla y León se despoja de la simbología franquista

Los callejeros de las ciudades han comenzado a cambiar las placas con nombres de ese periodo, las calles ya no lucen monumentos y Franco ha sido desposeído de sus títulos

VALLADOLIDActualizado:

Cambios de placas con nuevos nombres para calles, avenidas y plazas, monumentos que dejan el lugar en el que han estado años para ser custodiados en un museo y títulos honoríficos retirados a quien los ostentaba desde décadas atrás... La escena se repite por Castilla y León, que va cumpliendo con la Ley de Memoria Histórica y despojándose de los símbolos del Franquismo que aún se conservaban. Todavía perviven restos, pero la mayor parte de las capitales, independientemente del color político de quien ostenta el poder, ya han dado un paso para deshacerse de esa herencia del pasado, aunque no en todos los casos haya sido sencillo eliminarlos.

Por ejemplo, la retirada del medallón de Franco que durante 80 años ha formado parte de la Plaza Mayor de Salamanca, desde que su efigie fue colocada en 1937 hasta que el pasado 9 de junio se ejecutaron las labores para retirar la imagen, que fue trasladada al Centro de Arte Contemporáneo DA2. Un trabajo que tuvo que recibir el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, pues iba más allá de desprender el medallón, ya que suponía intervenir sobre la obra barroca del siglo XVII de Alberto Churriguera, declarada Bien de Interés Cultural. Piedras de Villamayor sin talla alguna ocupan ahora el espacio dejado en el famoso ágora.

La céntrica avenida Fernández Ladreda en Segovia, ahora es Acueducto
La céntrica avenida Fernández Ladreda en Segovia, ahora es Acueducto - ICAL

Ahora, el Ayuntamiento de Salamanca tendrá que «mutilar» el mural del salón de plenos para retirar la imagen de Franco, tal y como ha dictado este mismo mes una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo. «Debe retirarse la simbología franquista manteniéndose el mural», dice el fallo sobre la obra ejecutada por Ramón Melero en 1962. Además, también requiere la retirada del título de Alcalde Honorífico a perpetuidad.

No sin dificultad

Una resolución judicial que llega justo después de que el Consistorio charro confirmase este verano que retirará todos los elementos franquistas en vías públicas y edificios municipales. Así, placas, escudos, símbolos en diversas calles y monumentos se van despidiendo del paisaje urbano salmantino.

Sigue la estela de otros ayuntamientos de capitales, donde los callejeros han cambiado y seguirán haciéndolo para decir adiós a esas calles de recuerdo franquista. Una tarea no exenta de polémica en algunos casos por la extensión de la retirada de rótulos a nombres vinculados a la dictadura, pero cuyo nombre no era conocido por buena parte de la población por ello o que se les dio calle por su labor en esa ciudad. Así, no sin oposición política y de vecinos y comerciantes afectados, en Segovia la céntrica avenida de Fernández Ladreda, una de las arterias peatonales principales, dejó de tener el nombre del artillero que pasó por su Academia para adoptar el de Acueducto, a cuyos pies nace. Y junto a ella, otra docena de vías han perdido en la ciudad su nombre vinculado al Franquismo para adoptar los de capitales europeas o segovianos ilustres.

Además, en esta provincia, la Diputación acordó por unanimidad el pasado mes de octubre retirar la Medalla de Oro concedida en 1957 a Franco, así como a varios de sus exministros, aunque sí se mantiene, por ejemplo, la que se otorgó al expresidente Adolfo Suárez por haber sido gobernador civil de Segovia.

Y en busca del consenso están en Burgos para cambiar la nomenclatura de las calles, una vez que por unanimidad el Ayuntamiento acordó retirar los títulos honoríficos a personas y entidades relacionadas con el Franquismo. Así, Franco ya no es Alcalde Honorario y tampoco tiene la Medalla de Oro, lo mismo que fueron retirados 27 honores y títulos concedidos a personas del régimen, como la esposa de Franco, Carmen Polo, Noble Dama de la Cabeza de Castilla y Burgalesa de Honor. Adiós a placas, escudos e insignias alusivos a lo mismo a orillas del Arlanza.

Entre las medallas de oro de las que se ha desposeído ya a Franco cuando se van a cumplir 42 años de su muerte también está la de León, ciudad que está inmersa en la renovación de su callejero para quitar del mismo apelativos vinculados a la dictadura. Eso sí, el Ayuntamiento apela al «sentido común» para distinguir adecuadamente las vías afectadas y no acabar eliminando nombres de «personajes famosos durante la época de la Restauración».

También la Diputación de León ha aprobado, con acuerdo de todos, retirar lo honores concedidos en su día a Franco y eliminar las huellas de su régimen en la provincia. Y en Ponferrada, entendimiento político pleno para retirar la Medalla de Oro y el título de alcalde honorífico que en 1949 se concedió a Franco.

Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua asesinado por ETA en 1997, el grupo local Celtas Cortos, el tenista Rafael Nadal o la escritora Gloria Fuertes son sólo algunos de los nuevos nombres que lucen en las renovadas placas de Valladolid, para eliminar de su callejero vías vinculadas al Franquismo.

Diputaciones

Entre los cambios más visibles a orillas del Pisuerga, la retirada del conjunto bautizado como «Monumento a Onésimo Redondo» que coronaba el cerro de San Cristóbal. Apreciable a distancia, tras su desmontaje y demolición de las grandes columnas de hormigón de más de 50 metros de altura que daban cobijo a la pieza, fue trasladado provisionalmente una nave dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en Alcalá de Henares (Madrid). Y mientras el escudo de la capital mantiene la laureada, la Diputación acordó, con división de opiniones, retirar el mismo elemento del suyo, así como los honores, distinciones y medallas tanto a Franco como a otros miembros del régimen.

La revocación, en diciembre de 2016, del acuerdo plenario que el 29 de septiembre de 1941 acordó conceder la Medalla de Oro de la ciudad de Palencia a Franco supone también el fin a ese título, aunque no ha significado que el Ayuntamiento haya recuperado la distinción, pues sus herederos se niegan a ello. Además, el Ayuntamiento también busca el consenso para seguir retirando símbolos, como nombres de calles, de este periodo.

Una Mesa para el Estudio de la Simbología Franquista compuesta por diferentes colectivos es la encargada en Soria de analizar esos vestigios y nombres relacionados con la dictadura, tratando de discernir los que deben ser cambiados y si otros, que en un momento tuvieron un significado, pueden continuar, dado que su interpretación actual es diferente. Misma dinámica en Zamora, donde Franco ya no tiene Medalla de Oro de la ciudad y el callejero luce nuevas denominaciones.