Jesús García Burillo
Jesús García Burillo - ABC

Ávila despide entre aplausos a García Burillo tras 15 años como obispo

Cientos de personas arropan al prelado en una emocionante ceremonia

ÁVILAActualizado:

Cientos de fieles despidieron este pasado domingo entre aplausos en la Catedral de Ávila a quien durante los últimos quince años ha sido el obispo de la Diócesis, Jesús García Burillo, en una emocionante ceremonia que contó con la presencia de numerosas autoridades que quisieron decirle adiós. García Burillo, quien tras conocer el nombre de sus sustituto, José María Gil Tamayo, se convirtió en administrador apostólico de la Diócesis, fue el protagonista de una «Eucaristía de Despedida» en la que recibió de manos del vicario general, Abilio Blázquez, un crucifijo en nombre de la Diócesis. «Para que nos tenga siempre presente en su oración diaria», dijo Blázquez, entre los aplausos de los fieles, entre los que se encontraban el alcalde de Ávila, José Luis Rivas; el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, o el delegado de la Junta de Castilla y León, José Francisco Hernández.

Acompañado en el presbiterio por unos 80 sacerdotes y el obispo de Plasencia (Cáceres), el abulense José Luis Retana, García Burillo agradeció la intervención del vicario general, haciendo gala de su buen humor al decirle respecto a los halagos recibidos: «Se ha pasado un poquito».

Besamanos

La ceremonia concluyó con un besamanos en el que participaron buena parte de los fieles que asistieron a esta ceremonia de despedida en la que el administrador apostólico aprovechó la homilía para dar las gracias a todos, así como para pedir «perdón» por sus «deficiencias y pecados».

Esta ceremonia tuvo lugar seis días antes de que el próximo 15 de diciembre su sucesor, José María Gil Tamayo, se convierta en el nuevo obispo de Ávila y Jesús García Burillo pase a ser obispo emérito de la Diócesis, informa Efe. A partir de entonces, según ha indicado en repetidas ocasiones, García Burillo vivirá en una pequeña vivienda construida en la época de Antonio Cañizares en el interior de las dependencias del Obispado de Ávila. Ayer, en su despedida llamó a los fieles a regresar a ese mismo lugar el próximo sábado para recibir al nuevo obispo.