Limpieza de hilos metálicos bañados en oro que forman motivos florales
Limpieza de hilos metálicos bañados en oro que forman motivos florales - ABC

Restauran el estandarte de la Hermandad del Milagro de Madridejos

Un centro de restauración textil de Sevilla devuelve su aspecto original a este objeto procesional

Madridejos (Toledo)Actualizado:

El estandarte de la Cofradía de Nuestra Señora del Milagro de Madridejos, el más antiguo de los que desfilan por las calles de la localidad, está siendo restaurado por un centro sevillano de restauración textil. Sus operarios, Pablo José Portillo y Pablo Pérez, realizan las tareas de limpieza y consolidación de las partes que componen el objeto de culto. Ambos han desempeñado la labor restauradora en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) y han pasado por el museo italiano Tessuto en Prato, cerca de Florencia, y la empresa resatauradora Tessili Antichi, de Viterbo, en el Lacio, cerca de Roma. Las piezas que reciben comprenden desde indumentaria religiosa, encajes y ropa antigua de coleccionista, hasta alfombras, tapices y banderas.

El estandarte comporta una tela bordada con hilos metálicos bañados en oro que forman motivos vegetales y florales, y dos lienzos en forma de medallón, uno con la imagen de la Virgen del Milagro y otro en el reverso con la imagen de la Custodia sujetada por tres querubines. Los bordados decoraron en su origen otro estandarte más antiguo, de finales del siglo XIX, pero fueron colocados en esta nueva tela cuando fueron desprendidos del original en la primera restauración acometida en 1968.

Muchas de las manchas que presenta la tela son del carmín de las feligresas

La reparación de la pieza pasa por una fase de limpieza de las manchas que presenta la tela, muchas de ellas del carmín de las feligresas y de los hilos, con una pátina dorada que fue quitada por la fricción hecha en su momento con disolventes y reemplazada después por los cofrades con purpurina dorada. Los hilos, hechos a partir de una aleación plata y cobre, cubiertos con un baño muy sutil de oro, se están limpiando con un pequeño hisopo y disolventes para recuperar el brillo natural de la plata dorada, además de consolidarlos mediante costura manual, ya que algunos están desgarrados y rotos.

La restauración se lleva a cabo con el «criterio conservativo de respetar la pieza», indica Pablo Pérez, sin sustituir los tejidos originales y «conservando esta reliquia tal como es», porque es un objeto de devoción y posee un marcado valor histórico y sentimental que hace que el aspecto estético quede relegado a un segundo plano.

La Cofradía de Nuestra Señora del Milagro cuenta actualmente con 600 hermanos y su fundación data del año 1702. Procesionan el sábado más próximo al 8 de septiembre y el día del Corpus Christi. La imagen que da nombre a esta hermandad es la Virgen del Milagro, alojada en el convento de Santa Ana, cuya devoción fue traída por las monjas del Monasterio de la Virgen del Milagro de Cocentaina (Alicante). Se trata de un cuadro pintado por Pedro Camps en 1978, aunque otro más antiguo se perdió en la guerra, y consiste en la réplica del icono italo–bizantino conservado en Cocetaina, regalado por el papa Nicolás V al primer conde de esta antigua villa, Ximés Perez de Corella. El 19 de abril de 1520, el cuadro fue hallado milagrosamente con 27 lágrimas de sangre en su rostro, en una época en que la peste asolaba las calles de Cocentaina. En Madridejos, cada procesión finaliza en el convento con el tradicional «besacuadros». Una costumbre, como otras vinculadas a la hermandad, que no se debe perder por su «peso histórico», defiende José Manuel Vega, secretario mayor de la Cofradía Nuestra Señora del Milagro de Madridejos.