Jugadores del Toledo celebran el segundo gol, de Sergio García
Jugadores del Toledo celebran el segundo gol, de Sergio García - Luna Revenga

2-3: El Toledo se pega un tiro en el pie

Ante el último de la tabla, los verdes se dejan remontar un 2-0 favorable y se meten en «play-out» de descenso a Tercera

ToledoActualizado:

Lo que le pasó este domingo al CD Toledo es muy difícil de explicar. Los verdes se pusieron con un 2-0 favorable cuando se estaba en el minuto 23 ante el CCD Cerceda, actual colista de la clasificación. Todo apuntaba a una tarde plácida para el equipo toledano, pero al filo del descanso se le empezó a complicar el encuentro con una diana del equipo coruñés.

Tras la reanudación, el nerviosismo cundió en la escuadra verde hasta que en el minuto 82 empató el Cerceda. Para más «inri», y ya en el descuento, un penalti llevó el esférico a los 11 metros, donde no perdonó el central visitante Pablo Agulló para poner el 2-3 definitivo. De hecho, el árbitro indicó que el partido había finalizado una vez que se sacó de centro.

Esta derrota es un paso atrás muy peligroso para el Toledo en su intento de evitar el descenso a Tercera División. De hecho, ocupa ahora una plaza de la promoción de descenso. La decepción de los aficionados toledanos fue enorme, ya que nadie podía pensar que, con un 2-0 a su favor y ante un colista casi desahuciado, se podía abandonar el «Salto del Caballo» con un 2-3 adverso.

El partido comenzó con un susto para la parroquia local a cargo de Luáriz, pero el Toledo se rehizo y alteró el marcador en la jugada siguiente. Un gran centro de Carlos Expósito lo llevó a la red adversaria el zaragozano Jorge Ortí de un gran disparo por alto y sin dejar parar el balón.

Segundo tanto del Toledo
Segundo tanto del Toledo - Luna Revenga

El Cerceda jugaba muy abierto y el Toledo daba la sensación que podía sentenciar la batalla. De esta manera, en el minuto 23, un centro chut de Sergio García desde la derecha se envenenó de tal forma que terminó entrando en la portería coruñesa. Esta diana recordaba a la ya muchas veces citada como el «gol de Goiko» logrado para España en el Mundial de 1994 en Estados Unidos. Estaba el encuentro encarrilado para los verdes, pero en el minuto 37 llegó un gol visitante logrado de cabeza por Luáriz en una posición que pareció fuera de juego. Tras unas dudas, el colegiado dio por bueno el tanto.

Tras la reanudación, el Toledo dispuso de una ocasión de oro para poner el 3-1 en el marcador, pero Sergio García no culminó con acierto un claro mano a mano con el meta rival en el minuto 46. A partir de aquí, el Toledo empezó a dar muestras de un nerviosismo sin justificación alguna.

A los verdes se le empezaron a ver las costuras en el apartado físico ante un adversario joven y valiente que se fue con descaro en busca de consumar la remontada ante el enfado generalizado de la afición toledana.

Ya en el minuto 51 fue el mexicano Aarón Galindo quien sacó milagrosamente un balón que entrada en la portería local. Pero ya ni más suerte en el minuto 81 cuando Youssef remató una peinada de Luáriz ante Pablo Alcolea y con los dos centrales verdes despistados. Era el empate a dos goles, un resultado que ya todos aceptaban como inamovible. Sin embargo, en el último suspiro unas manos muy discutidas de Tomás Sánchez en el área local las castigó el árbitro con una rigurosa pena máxima, que transformó Agulló para el decepcionante 2-3. Increíble, pero cierto. El Toledo se pegó un tiro en el pie en un momento clave del campeonato.