«Diablos», ataviados con trajes de llamativos colores y cencerros colgados a la espalda
«Diablos», ataviados con trajes de llamativos colores y cencerros colgados a la espalda - José María Moreno García

Inician el expediente para declarar La Endiablada Bien de Interés Cultural

Es el nombre de una fiesta de tradición inmemorial que se celebra en Almonacid del Marquesado (Cuenca) durante los primeros días de febrero

CuencaActualizado:

La Viceconsejería de Cultura ha iniciado el expediente para declarar Bien de Interés Cultural la fiesta de La Endiablada, en el municipio de Almonacid del Marquesado (Cuenca), con la categoría de Bien Inmaterial.

Según la resolución que publica este viernes el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, La Endiablada es el nombre de una manifestación festiva de tradición inmemorial que se celebra en Almonacid del Marquesado durante los primeros días de febrero en honor a la Virgen de la Candelaria y San Blas.

Durante estos días, más de cien «Diablos», ataviados con trajes de llamativos colores y grandes cencerros colgados a la espalda, recorren las calles del pueblo, acompañados de «Danzantas», y salen en procesión los santos a los que dedican danzas y saltos.

Se tiene la certeza de que en el año 1633 ya se celebraba la festividad de San Blas, tal como aparece reflejado en un documento conservado en el archivo municipal que dice que el día de San Blas se celebran «comedias, sermón y danzas» y que dicho día la iglesia parroquial se quedaba pequeña para albergar a todo el público que acudía a la liturgia.

Las danzas parecen una clara alusión a los distintos tipos de danzas correspondientes a diablos y danzantes y, en cuanto a las comedias, serían la vieja tradición popular de representación de misterios sagrados, la cual ha llegado a nuestros días transformada en los dichos que se recitan tras la misa en honor a San Blas y la Candelaria.

Este documento se conserva de manera excepcional, pues todo el archivo municipal y parroquial fue quemado durante la Guerra Civil.