Sucesos en Canarias de este último fin de semana de mayo

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Una mujer ha sido detenida en Arrecife (Lanzarote) tras entrar en el domicilio de su expareja sin su consentimiento y negarse a salir de él, ha informado la Jefatura Superior de Policía de Canarias. La mujer, de 51 años, apareció en la casa de su expareja de madrugada, con evidentes síntomas de intoxicación etílica y en actitud agresiva, se informa en un comunicado.

Empezó a golpear la puerta y entró en la vivienda, tras lo cual, se negó a abandonarla. El hombre llamó a la policía, que detuvo a la mujer acusada de los delitos de allanamiento de morada y desobediencia y resistencia, ya que se negó a atender los requerimientos de los agentes para que saliese de la vivienda.

Prisiones.- CCOO Canarias ha denunciado insultos y amenazas de muerte por parte de una interna con trastorno psiquiátrico del Centro Penitenciario Tenerife II a una trabajadora del Departamento de Enfermería.

La organización sindical ha explicado que los hechos, los cuales ha tachado de "graves incidentes", tuvieron lugar en la mañana de este viernes, llegando incluso la presa a tirar un objeto contundente a la cara de la funcionaria que ésta pudo esquivar.

La interna tuvo que ser reducida con contención mecánica por el jefe de servicios y varios funcionarios hasta la llevada de una ambulancia que la trasladó a un centro hospitalario.

La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO Canarias ha hecho especial hincapié en que la existencia del riesgo de que se produzca un "colapso" en las instituciones penitenciarias debido al déficit de personal y a la ausencia de una especialidad de psiquiatría "frente al elevado número de internos con trastornos mentales asociados en muchas ocasiones al abuso de sustancias estupefacientes".

Detenidos.- Un hombre y su hijo han sido detenidos en Las Palmas de Gran Canaria acusados de estafa tras hacerse pasar por gestores, asesores o abogados y ofrecer una mejora en sus pagas de jubilación o prestaciones a 14 personas, a las que estafaron más de 130.000 euros, ha informado la Policía Nacional.

La investigación policial se inició tras varias denuncias presentadas ante la Policía Nacional que guardaban una gran similitud, se indica en un comunicado.

Las víctimas eran principalmente jubilados, personas de avanzada edad o con alguna discapacidad, que eran beneficiarios de alguna prestación económica. Los detenidos, de 62 y 22 años, se hacían pasar ante sus víctimas por gestores, asesores o abogados y les prometían realizarles una serie de trámites que conllevarían la subida de las prestaciones económicas que estaban recibiendo.

Para ello invitaban a desayunar o almorzar a los perjudicados y les daban un buen trato para ganarse su confianza. Posteriormente les hacían firmar contratos de servicios, créditos y documentos, para apropiarse de su dinero o comprar a su consta todo tipo de bienes, como teléfonos móviles, ropa, relojes, aparatos electrónicos o vehículos que posteriormente vendían o se apropiaban.

La investigación policial permitió identificar a 14 víctimas que manifestaron haber sufrido estafas por un importe total de más de 130.000 euros. Los agentes identificaron a los presuntos autores de los hechos, un padre y su hijo de 22 y 62 años de edad, que fueron localizados y detenidos por un delito de estafa.

En los registros efectuados en los domicilios de los arrestados los agentes intervinieron más de 4.500 euros en efectivo, prendas de vestir de marcas reconocidas, ordenadores, teléfonos móviles de alta gama y numerosa documentación acreditativa de la supuesta implicación de los detenidos, que ya tenían antecedentes policiales por hechos de similares.