Centro de control en Nouakchott
Centro de control en Nouakchott - ABC

La OTAN coloca en Mauritania un sistema de gestión de crisis

Activa cuatro centros de coordinación para todo el país en Nouakchott, Nouadhibou, Rosso y Nema

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Mauritania, al igual que otros países de la región del Sahel, se enfrenta a muchos desafíos de seguridad, que van desde la trata de inmigrantes hasta el terrorismo. Una situación que puede mermar la capacidad de seguridad de zonas próximas.

La OTAN, con el Programa de Ciencia y Paz, ha puesto en marcha este mes de diciembre un centro de gestión de crisis a fin de hacer frente a amenazas. El sistema es innovador porque es el modelo que servirá de base para organizaciones y países de África subsahariana.

A partir de ahora, Mauritania cuenta con un centro nacional que mejorará la protección de la sociedad civil, la vigilancia y la alerta temprana de la población contra amenazas y riesgos. Otro de los objetivos que se persigue es la mejora de la capacidad de los técnicos contra problemas que afecten a su seguridad.

También es compatible con la respuesta de emergencia analizando información de diversas fuentes, utilizando tecnología moderna y simulaciones.

El modelo con el que la OTAN está cooperando con Mauritania se basa en un sistema que monitorea de forma preventiva y atiende en caso de crisis con mayor agilidad que hasta ahora. La Alianza Atlántica ha dotado todo el equipamieto para que operadores, técnicos y personal especializado puedan cumplir misiones de forma inmediata en caso de una emergencia regional.

Móviles

Mohamed Lemine Haidara, inspector de la Dirección General de Protección Civil de Mauritania, afirma que este sistema integral representa «un ejemplo para toda la región del Sahel».

Los cuatro centros regionales de coordinación operacional en todo el país se han ubicado en Nouakchott, Nouadhibou, Rosso y Nema. en esas zonas se han colocado equipos portátiles para la coordinación de crisis. El sistema facilita información en tiempo real de diversas provincias de Mauritania.

Los centros reciben y procesan llamadas de emergencia, rastrean incidentes y comparten la información recopilada en el territorio mauritano «y en otras regiones afectadas por un evento en particular», afirma la OTAN. El centro de gestión de crisis ha contado con financiación de la OTAN con dinero aportado por Francia y Canadá.