Goirigolzarri pasa revista en Canarias a los intereses de Bankia

Afirma que los bancos españoles se han movido «de buena fe» en el pago el impuesto de actos jurídicos documentados de las hipotecas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El presidente de Bankia, entidad que asumió los activos de Caja Insular de Ahorros de Canarias, José Ignacio Goirigolzarri, ha visitado este martes la ciudad de Las Palmas para mantener encuentros con directivos y analizar las perspectivas del desarrollo del negocio financiero en el archipiélago.

El presidente del consejo de Bankia ha apuntado que la banca acataría un posible cambio de criterio del Tribunal Supremo sobre a quién corresponde pagar el impuesto de actos jurídicos documentados, pero que «no entendería» que su decisión tuviese efectos retroactivos.

En un encuentro con algunos medios de comunicación celebrado en Las Palmas capital, Goirigolzarri ha defendido que los bancos españoles se han movido en esta cuestión «de buena fe» y dentro del marco que establecía desde los años noventa la legislación, que asignaba el pago de ese tributo al solicitante de la hipoteca, y se han comportado «como un ciudadanos responsables» y «disciplinados».

«Si el Tribunal Supremo entiende que de cara al futuro se debe modificar la situación, obviamente lo acataremos, pero eso no puede afectar al pasado», ha recalcado el máximo ejecutivo de Bankia, que ha comparado esa posibilidad con la que se produciría si hoy se redujese la velocidad máxima de circulación en España y a un conductor le multaran por haberla superado hace unos años.

El presidente de Bankia ha rehusado especular sobre cuál puede ser la decisión que tome el pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo el 5 de noviembre, cuando se reúna para decidir si secunda la reciente sentencia que cambia su jurisprudencia y carga con ese tributo a la banca, o mantiene el criterio de su Sala de lo Civil, que avala que lo pague el cliente.

Goirigolzarri ha alegado al respecto que no le ve «ningún sentido» a aventurarse a prever qué puede decir el Alto Tribunal cuando faltan «tan pocos días» para conocer cuál es su criterio y también ha declinado valorar cuál podría ser el impacto sobre la banca y el mercado hipotecario de un cambio en ese tributo concreto.

Sí ha subrayado que la banca española se ha limitado a aplicar lo que disponía la legislación española al respecto, sin obtener «beneficio alguno de ello», porque el impuesto que el solicitante de la hipoteca pagaba por escriturarla (actos jurídicos documentados) iba «directamente a la hacienda pública».

«Si esa es la forma en la cual nos hemos comportando, pues lógicamente entendemos que no ha lugar a la retroactividad», ha enfatizado el presidente de Bankia, que argumenta que, por todos esos motivos, su entidad trabaja «con un escenario central en el que no exista la retroactividad» en un posible cambio de criterio del Supremo sobre el pago del impuesto de hipotecas.