Las feministas celebran desnudas los 35 años del primer «top less» legal en la Playa de Las Canteras

En 1983 una mujer canaria fue denunciada por tomar el sol sin la parte superior del biquini cuando las turistas europeas lo hacían sin problemas. El alcalde de Las Palmas (PSOE) dijo: «sólo deberían hacerlo mujeres con senos bien moldeados»

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Una treintena de mujeres han conmemorado esta semana los 35 años de la primera mujer canaria que fue denunciada por hacer «top less» en la Playa de Las Canteras. En 1983 un agente de la Policía Local de la capital grancanaria increpó a aquella mujer isleña que veía cómo las mujeres nórdicas y alemanas no eran increpadas por hacer lo mismo.

Aquella mujer recibió todo tipo de ataques de la caverna machista de la época bajo un sol de justicia. Pero logró que lo que no estaba permitido pasase a ser autorizado para la población local. Cosas de la ciudad que presumía internacionalmente de ser cosmopolita, abierta al mar y cruce de culturas. Los mismos tópicos que ahora pero con 55% de paro juvenil y un altísimo desempleo estructural con las mujeres insulares cuya esperanza de vida incluso ha bajado en Canarias en los últimos años.

Esta semana, las integrantes de la Red Feminista de Gran Canaria hicieron un alto en el camino por la huelga feminista y llegaron en bicicleta a la zona de Las Canteras que está a la altura de Churruca, frente a la Bilioplaya. Allí, seguramente sin saber la existencia del aniversario, se lanzaron al agua y no en «top less». Sino totalmente desnudas.

Para Rodríguez Doreste era «exhibicionismo»

La gente pasó por la zona pero nadie hizo comentario alguno despectivo y tampoco de reproche. Y eso que había niños. Las feministas llegaron, se desnudaron, echaron un baño, se secaron tranquilamente y regresaron a sus bicicletas. No ocurrió como hace 35 años. Es decir: no vino nadie la Policía Local. Allí no pasó nada.

La gente en Canarias sabe que es una playa turística; pero en 1983 en las islas había playas que lo permitían y otras no. Sin embargo, Las Canteras era un poco carca como playa para las mujeres canarias y abierta a tendencias si se era extranjera. Obviamente, en la promoción turística de estas cosas no se informaban a los turistas.

El alcalde de Las Palmas era Juan Rodríguez Doreste, del PSOE y crítico de arte, que en 1983 sentenciaba: «Pienso que sólo lo deberían practicar las mujeres que tienen unos senos bien moldeados». Rodríguez Doreste medió en la polémica aunque no le gustaba que las mujeres lo practicasen si no estaban en forma. Recriminó al policía municipal haber ido demasiado lejos en el cumplimiento de la norma.

El alcalde, que en la Península era conocido como «el Tierno Galván de las islas», afirmaba: «En la actualidad estas cuestiones no tienen trascendencia porque la gente es lo suficientemente educada y respetuosa con las posturas de los demás». En definitiva, como recuerda el crítico cultural Antonio Gómez, «que la práctica del top less en las playas compete sólo alexhibicionismo, constituyendo más que un problema de moral un problema de estética».

Escarnio

Eran cinco mujeres: tres canarias y dos iraníes. Una de ellas, de origen navarro perio afincada en las islas, decidió quitarse la parte de arriba del biquini. Era agosto de 1983 y en la zona de La Puntilla porque donde hoy es la zona de la Cícer, de la que Meetic afirma que es donde más se liga en Canarias, era la parte de los pobres, se acercó un agente de la Policía Local y ordenó a la chica que se pusiese la parte de arriba.

Algunos usuarios de la playa se solidarizaron con la mujer dado el espectáculo que se estaba formando. Pero aquello fue un escándalo social. La mujer debió hacer valer su condición de practicante católica para protegerse de miradas y ataques. Algunos le sugerían que hiciera nudismo en su casa pero que no se mirase al espejo. Eso consta en la documentación a la que ha tenido acceso ABC.

Un hombre fue a prisión hace tres años

En la misma zona de Las Canteras donde esta semana se bañaron desnudas las feministas, la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, siendo el alcalde el conservador Juan Cardona, denunció en 2012 a un hombre que se encontraba desnudo. Fue condenado a seis meses prisión tras sentencia firme en 2014. Entró en un centro penitenciario en enero 2015.

El ciudadano condenado consideraba que él no era peligroso para la sociedad y que tenía derecho a ejercer su autonomía individual y que no había menores. Llegó hasta el final y entraría en prisión. Alegaba que no existe ninguna ley en España que prohíba a un ciudadano bañarse desnudo en una playa y mucho menos que tipifique esa conducta como delito.