Estrellas «hechas en Canarias» para medir campos magnéticos

Los avances en este campo de la observación ayuda a analizar mejor, entre otros aspectos, a las corrientes oceánicas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La mesosfera, ubicada en alturas entre 85 y 100 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, contiene una capa de sodio atómico. Desde La Palma, los astrónomos usan rayos láser para crear estrellas artificiales, o estrellas guía láser (LGS), en esta capa para mejorar la calidad de las observaciones astronómicas.

Ya en 2011, investigadores propusieron que las estrellas guía artificiales también podrían usarse para medir el campo magnético de la Tierra en la mesosfera. Este otoño de 2018, desde Canarias, un grupo internacional de científicos ha logrado hacer esto con un alto grado de precisión. La técnica también puede ayudar a identificar estructuras magnéticas en la litosfera de la Tierra sólida, a monitorear el clima espacial y a medir corrientes eléctricas en la parte de la atmósfera llamada ionosfera.

Los astrónomos han estado usando láseres para generar estrellas artificiales durante los últimos 20 años. Un rayo láser se dirige desde el suelo hacia la atmósfera. En la capa de sodio, golpea los átomos de esa composición y que absorben la energía del láser. Después emppiezan a brillar. «Los átomos emiten luz en todas direcciones. Estas estrellas artificiales son apenas visibles a simple vista, pero se pueden observar con telescopios», explica Felipe Pedreros Bustos de la Universidad de Johannes Gutenberg en Mainz (JGU), Alemania.

Cooperación

Este físico nacido en Chile ha pasado cuatro años trabajando en el proyecto, que, además de JGU involucra el Observatorio Europeo Austral (ESO), la Universidad de California, Berkeley y Rochester Scientific en los Estados Unidos, Instituto Nacional Italiano de Astrofísica (INAF-OAR), y la Universidad de British Columbia en Vancouver, Canadá.

Las estrellas-guía artificial ayudan a los astrónomos a corregir las distorsiones de la luz que viajan a través de la atmósfera. La luz de la estrella-guía artificial se recibe en el suelo mediante telescopios, y la información se utiliza para ajustar en tiempo real los espejos deformables de última generación. Con ello, se compensa las distorsiones y permite que los objetos astronómicos se fotografíen bruscamente, hasta el resolución óptica, el llamado límite de difracción del telescopio.

La fuerza del campo magético se estudia en Canarias

Los participantes en el proyecto de colaboración están usando estrellas guía-láser para medir el campo magnético de la Tierra. Una unidad de ESO LGS dedicada a Investigación y Desarrollo se encuentra en el Observatorio del Roque de los Muchachos en La Palma. La disponibilidad y el uso de la unidad LGS ha permitido realizar los experimentos conjuntos informados, que también apuntan a aumentar el brillo de las estrellas-guía láser.