Se dispara en Canarias la descarga de pesca en los puertos

Desde 2021 habrá restricción total de la pesca de arrastre con impulsos eléctricos y otros métodos que requieran el uso de explosivos, veneno, sustancias soporíferas o martillos neumáticos

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El volumen de descargas de pescado fresco creció de enero a abril en los puertos de Canarias, subiendo un 106,90 % interanual en los de Las Palmas y un 33,51 % en los de Santa Cruz de Tenerife, en contraste con el descenso que, por contra, se dio en el conjunto de los españoles, cifrado en un 2,9 %.

En todo el país dichas descargas alcanzaron las 62.160 toneladas entre enero y abril, según el último informe de Puertos del Estado. El cual revela que, de los 23 puertos con actividad pesquera, 14 registraron descensos en volumen frente al mismo período del año anterior, mientras que los restantes nueve contabilizaron aumentos.

En términos porcentuales, las mayores reducciones se registraron en las descargas de Alicante (-48,1 %) y Ferrol-San Cibrao (-41,7 %). Por el contrario, los puertos con los aumentos más importantes en este periodo fueron Las Palmas (+106,9 %) y Tarragona (+60,2 %).

En cuanto a volumen, el puerto de Vigo fue el que más desembarcos de pesca fresca registró, con 19.324 toneladas, seguido por el de Pasaia (9.996 toneladas).

Capturas

De otro, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este junio el convenio marco firmado entre el Ministerio del Interior y el de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre la inspección y vigilancia de las actividades de la pesca marítima que tendrá una duración inicial de cuatro años.

El texto, que fue rubricado por los ministros en funciones de ambas carteras, Luis Planas y Fernando Grande-Marlaska, recientemente, establece las normas y mecanismos de colaboración entre ambos departamentos en materia de inspección y vigilancia pesqueras y apoyo a la flota por tierra, mar y aire.

Agricultura aportará un máximo de seis millones de euros anuales y prorrogará el uso, por parte de la Guardia Civil, de siete patrulleras de altura y cuatro helicópteros para las labores de control.

Los agentes se centrarán en el control de las cuotas de pesca -para asegurar que se cumplen las asignadas a cada embarcación-, en la lucha contra la pesca ilegal no declarada y no reglamentada, en detectar el uso de artes de pesca prohibidas y en la identificación de embarcaciones ilegales, entre otras cuestiones.