El Crispr elimina el virus en plátanos Cavendish, la variedad de Canarias

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La edición de la secuencia genética ha permitido a los científicos avanzar soluciones a una de la variedad de plátanos más conocida de Canarias, Cavendish. El profesor Leena Tripathi, en el Instituto Internacional de Agricultura Tropical, en Kenia, ha logrado agilizar este proceso utilizando Crispr para eliminar todos los rastros del virus.

Crispr-Cas9 es una herramienta molecular utilizada para «editar» o «corregir» el genoma de cualquier célula, comparable a unas tijeras capaces de cortar cualquier molécula de ADN de una manera muy precisa y totalmente controlada. La variedad de Canarias, recuerda la Fundación Antama, es la «Musa acuminata», identificados «en la terminología de variedades de plátano con las letras AAA (tres juegos de cromosomas procedentes de M. acuminata y ninguno de M. balbisiana)».

Su particularidad es que es capaz de seleccionar, eliminar y añadir genomas, por lo que se modifica el resultado del producto, pero sin incorporar ADN de otra especie. Es una continuación de lo que la humanidad ha estado haciendo desde los inicios de la agricultura: seleccionar las características deseadas, como mayores rendimientos, resistencia a enfermedades, mayor vida útil o una mejor nutrición, dicen sus creadores.

Aunque en las islas su impacto es reducido por no presentar los mismos niveles de humedad que en otros escenarios donde se produce en el mundo, los trabajos de edición del genoma permite avanzar menores riesgos. En mayor medida, a efectos de competitividad. Empresas como Chiquita no descartan crear una variedad de plátano y permitir acceso a su patente para evitar daños en el sector mundial.

Herramienta

La herramienta de edición de genes Crispr-Cas9 ha podido eliminar y destruir el virus. Actualmente, donde más incide el virus es en África. El virus que más daña al plátano es un patógeno que puede llevar a la muerte de la planta. Forma parte de su ADN y, en determinadas condiciones, como la sequía o el calor, el virus se activa. Y puede viajar de planta en planta.

El sistema también se está aplicando para ayudarlo a resistir su reinfección en el futuro. Sigue sin estar claro si los alimentos ahora modificados genéticamente deben ser regulados y controlados por la nueva legislación.

El plan es utilizar estas plantas para criar plantas libres de virus para los agricultores. Su equipo también está utilizando Crispr para hacer que los plátanos sean resistentes al virus, por lo que no se vuelven a infectar.

La herramienta

Esta herramienta puede permitir a los productores obtener mayores rendimientos en menos tierra, lo que resulta en menos pesticidas y uso de agua, al tiempo que mejora la calidad de los alimentos favoritos de los consumidores. En Holanda se ha comenzado este 2019 a producir plátanos para investigación.

Neal Gutterson, director de tecnología de Corteva Agriscience, división agrícola de DowDuPont, señala que es necesario «obtener el tipo correcto de alimentos producidos de la manera correcta». Pero a la vez «es importante poder producir alimentos suficientes para los 10.000 millones de personas que estarán en el planeta en 30 años», subraya.