Crean un nuevo tipo de ratón para estudiar el ELA

Se ha originado un nuevo modelo mediante el cruce de distintas líneas genéticas de ratones empleados habitualmente en los laboratorios

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Un nuevo modelo de ratón ha sido obtenido para ensayos que ayuden a proporcionar información sobre cómo los cambios en la proteína que ayuda a producir ELA. El ratón para experimentar se ha desarollado por un equipo de investigación dirigido por Pietro Fratta del University College de Londres y Abraham Acevedo-Arozena, del Hospital Universitario de Canarias (ULL). Estos datos han sido dados a conocer este mes de mayo en «EMBO Journal».

Acevedo-Arozena ha gestionado avances sobre el Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) desde Canarias y la «Mammalian Genetic Unit del centro MRC Harwell», ubicado en Oxfordshire (Reino Unido). Está especializado en estudio genéticos en mamíferos. Actualmente, investiga sobre la enfermedad de Huntington y de la ELA. Para encontrar los genes clave de estas patologías utiliza una nueva herramienta genética, los ratones consómicos, que se crean mediante el cruce de distintas líneas genéticas de los ratones utilizados habitualmente en los laboratorios.

Los hallazgos proporcionarán pistas del enigma no resuelto sobre por qué surgen en los trastornos neurodegenerativos. En concreto, el professor Acevedo-Arozarena es sobre el ELA. Y es que, desde el punto de vista clínico, es fundamental comprender los mecanismos moleculares que subyacen a los síntomas psiquiátricos en las enfermedades neurodegenerativas. Tener un ratón específico y modificado acelerará las respuestas que demanda la sociedad.

El investigador canario destaca qye los ratones tienen 19 pares de cromosomas y las diferentes cepas de ellos están predispuestas de forma distinta a las enfermedades, así que, para saber en qué cromosoma se encuentra la susceptibilidad de padecer algunas enfermedades, se coge una pareja de cromosomas y se le cambia por otra perteneciente a ratones de una cepa distinta.

Neurona motora

De momento, hay algunos resultados. Los hallazgos revelan que los grupos de proteínas como la TDP-43 interrumpiría la producción de nuevos ciclos proteínicos en las neuronas, un proceso crítico para las funciones cerebrales superiores que se deterioran en trastornos psiquiátricos.

El ratón exhibe signos clave de ELA como debilidad muscular y pérdida progresiva de la neurona motora. Con estos estudios, se intenta conocer la toxicidad de la neurona motora en la enfermedad.

Los ratones mutantes empleados desarrollan síntomas después de un año de edad. Y a los dos años, aproximadamente, el 30% de las neuronas motoras de estos ratones se degeneran. En concreto, en regiones clave de la espinal lumbar.

La mente

El modelo de ratón es uno de la generación de roedores que están surgiendo a fin de captar datos precisos sobre la relación entre proteínas relacionadas con la demencia y las relacionadas con la psiquiatría.

Éstas se agruparían para generar funcionamientos anormales de células. La agregación de la proteína TDP-43 es un sello distintivo de un proceso patológico que conduciría, entre otros, a la degeneración frontotemporal.

Los experimentos que se realicen desde el Hospital Universitario de Canarias abren nuevas víasa posibles tratamientos de ELA. Los investigadores trabajan para identificar los factores relacionados con una mejor calidad de vida para los pacientes.