'Primera Misa en Brasil' con Anchieta cuadro de Vitor Meireles en el Museo Nacional de Belas Artes
'Primera Misa en Brasil' con Anchieta cuadro de Vitor Meireles en el Museo Nacional de Belas Artes - ABC

¿Qué canario impidió que Brasil fuera una colonia de Francia?

El jesuita Padre Anchieta, que fue fundador de Río de Janeiro, jugó un papel clave en la unidad del país en términos de territorio, la lengua y la fe durante las invasiones de los franceses

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Los brasileños celebran desde este fin de semana la Fiesta Nacional de San José de Anchieta con más 20 días de actos sobre el que fuera uno de los fundadores de Río de Janeiro, entre otras ciudades.

El nueve de junio se cumplen 420 años de la muerte de la muerte de José de Anchieta, Padre Anchieta. Nació en 1534, en San Cristóbal de La Laguna, Tenerife. Su familia era del Paìs Vasco.

En 1551 entró en la Compañía de Jesús. Tenía problemas de salud y optó por ir a lo que hoy es Brasil en 1553. A los 32 años de edad era sacerdote y fue uno de los fundadores de Río de Janeiro.

Luchó contra la presencia de los franceses en Brasil que se instalaron en Bahía de Guanabara. Antes de morir a los 33 años Anchieta, junto con Manuel da Nóbrega, jefe de la primera misión de Jesuitas que llegó a América bajo protección de la Corona portuguesa, aceleró la expansión interior de Brasil.

Con Anchieta, Da Nóbrega dio catequesis y alejó a los brasileños de los franceses, protestantes, que fueron derrotados por el ímpetu y el coraje que imprimiría el sacerdote canario a los brasileños para evitar la división del país.

Desde Francia se lanzó leyendas negras sobre Anchieta, que tardó muchos años en ser beatificado por la influencia de información falsa procedente de París. ¿Cómo iba a ser beatificado un sacerdote al que se acusaba de matar con sus propias manos a otros sacedorte francés por el hecho de ser protestante? Era mentira y se ha demostrado.

Anchieta jugó un papel clave en la unidad del país en términos de territorio, la lengua y la fe durante las invasiones de los franceses. El 3 de abril 2014 fue canonizado por el Papa Francisco. Si Brasil representa hoy el escenario geográfico más católicos de América se debe al esfuerzo de líderes religiosos como Padre Anchieta.

Anchieta luchó para que Brasil no fuese dividido entre Portugal y Francia siendo siempre fiel a la religión católica. En 1563, con el apoyo de los franceses, una tribu se levantó contra la colonización portuguesa. Anchieta se ofreció como rehén en el pueblo de Iperoig (donde el jefe vivió Tamoios), mientras que Manuel da Nóbrega fue a negociar la paz en San Vicente.

Durante los cinco meses que estuvo en cautiverio en la playa, Anchieta resistió la tentación sexual que le ofrecían los indios que estaban por el lado de Francia. Decían que era una cortesía a los presos antes de la muerte. Para mantener la castidad, el jesuita hizo una promesa a la Virgen que escribió un poema en su honor. A continuación, comenzó a escribir los 4.172 versos del 'Poema a la Virgen' en la arena de la playa donde estaba como rehén.

Anchieta tenía una memoria envidiable y esos poemas que escribía en la arena los pasaba al papel. En cuanto al mantenimiento de la virginidad y la castidad, fue por la oración y la confianza en Dios en salir vivo del lío en el que se metió ofreciendo su vida a cambio de la no división del país.

Dominando los tupí, Anchieta se aprendió la lengua que hablaban los indios. Fue uno de los fundadores de Sao Paulo de Piratininga College (ahora Pateo do Collegio), que dio origen a la ciudad de Sao Paulo. Dirigió el Colegio de los Jesuitas entre 1570 y 1573.

Promovió la expansión y la internalización del país. Brasil avanzó en el Amazonas, ayudó en la la fundación de asentamientos. A petición del obispo de Tucumán (Perú), envió a cinco jesuitas a Asunción, Paraguay.

Durante diez años estuvo evangelizando indios Tapuyas, una tribu muy difícil y que, en apariencia, era radical. Generó simpatías entre los indios, de los que ganó su confianza con respeto y sin soberbia de venír de un sitio evolucionado. Hasta tal punto que le encargaban la educación de sus hijos dado que eran nómadas. Y, todo esto, descalzo caminando por esas selvas de Dios.

Pasos de Anchietas

Los brasileños hasta entrada la segunda quincena de de junio celebran la Fiesta Nacional de San José de Anchieta con más de 20 días de múltiples celebraciones con novenas, ferias, senderismo, misas, procesiones y el tradicional paseo de los Pasos de Anchieta. Este 2017 se rinde homenaje con poesía con 23 días de celebración hasta el 18 de junio.

Los fieles tienen la oportunidad de entregarse en homenaje al santo misionero de Tenerife, que fue testigo con su vida el amor de Dios. Anchieta representa una de las mayores manifestaciones de fe de Brasil.