El banquero «dulce» que pagó la Conquista de Canarias

Francesco Pinelli no se amargó invirtiendo en la aventura de las islas. La fiscalidad eclesiástica era cosa de genoveses

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La rentabilidad de la Conquista de Canarias no se realizó producto de la casualidad. Fue pagada por italianos. En Canarias hay viviendo 41.000 nacionales procedentes de ese país, es la comunidad extranjera más amplia de las islas tras el aumento del IVA en su país. El nombre de la isla de Lanzatote tiene como origen a quien en 1312 intenta su control, Lancellotto Mallocello.

El control de las islas estaba subcontrado a gente con rango militar que, a cambio de establecer el poder político y religioso en favor de los Rayes Católicos, y bajo su ordenamiento jurídico, debía recurrir a financieros que pagasen las operaciones. La rentabilidad estaba en la gestión del suelo, urbano y agrario.

Dietas

Basta recordar un dato: la presencia de Fernando Guanarteme en la Península costó 12.000 euros. Y eso que Tenesor Semidán no era funcionario cobrando dietas de desplazamiento por día, que ahora cotizaría a 72 euros por jornada fuera de su lugar «de trabajo».

Como era necesario dinero, aparece el banquero Francisco Pinelo para «turronear» y dispuesto a hacerse cargo de la factura de la Conquista de Canarias. El dinero se lo devuelven con productos, gestión de impuestos, tierras y esclavos. Desde 1460 se unió con la familia Centurione y se estableció en Valencia, donde estableció amistad con Luis de Santángel. Fue que lo conectó con el poder y el entorno de los Reyes Católicos.

En 1480 Pinelo ya era el que manejaba el dinero en efectivo de las Bulas de Canarias. En 1488 se asocia con Luis de Santángel, manejando en patrimonio de los moros en cautivos de Málaga. Desde agosto de 1490, con Santángel, es el responsable financiero de la Santa Hermandad, que es donde está el efectivo para para el control de Granada.

El control de los Pinelli

En 1492 financió el envío de Boabdil África, movió el dinero de la salida de judíos expulsados y era el que manejaba el dinero en Palos de la Frontera en el año de la salida desde Canarias de Cristóbal Colón.

Además de productos agrarios, controló el negocio de los esclavos porque exigía la recuperación de su capital para poder seguir pagando el control de Canarias en lo político y religioso. En las islas no existía apenas agricultura o ganadería útil. Lo detalla Juan Manuel Bello en un reciente texto sobre la especulación financieraen la Conquista de las islas.

Francesco Pinelli no era el único de esa familia interesado en Canarias. Desde Canarias con Lorenzo Pinelli, debería ser familiar, recibía de Canarias cereales. Hay otro Pinelli en 1477 expresando su interés en el cerco de Baza.

Antes de terminar la Conquista aparecen nombres como Bernardo Pinelli, Luca Pinelli, Benito Pinelli o Jácome Pinelli. Hay un Juan Pinelli que tiene acceso a controlar suelo en Gran Canaria y Tenerife auqnue Lope de Sosa, que era alcalde mayor, y Pedro de Góngora, se negarron a hacer efectivo la cesión legal de terrenos.