Pedro Sánchez, durante un acto de partido
Pedro Sánchez, durante un acto de partido - Fabián Simón
Política

Pedro Sánchez deja en el aire el cumplimiento del Pacto del Agua de Aragón

No ha querido contestar una batería de preguntas oficiales que le pedían comprometerse con los embalses pendientes

ZaragozaActualizado:

El Gobierno de Pedro Sánchez ha evitado comprometerse con el Pacto del Agua de Aragón y con las obras de regulación que todavía están pendientes. Todo esto 25 años después de que las Cortes regionales aprobaran aquel histórico acuerdo, que detalló el listado de los embalses que debía haber en Aragón para cubrir sus necesidades y el desarrollo socioeconómico. Un cuarto de siglo después, aún no se han ejecutado todas esas obras.

El silencio de Pedro Sánchez al respecto ha sido tan elocuente y prolongado que el Congreso ha tenido que dar por caducadas una serie de preguntas que había presentado Ciudadanos. En ellas pedía al Ejecutivo de Sánchez que, por escrito, dijera ante el Parlamento si hace suyo el Pacto del Agua de Aragón y si se compromete a hacer los embalses que todavía están pendientes.

Moncloa, sin embargo, ha optado por callar. Las preguntas fueron formuladas por el diputado zaragozano Rodrigo Gómez el 21 de noviembre del año pasado. Más de tres meses después, el Congreso las ha dado por finiquitadas por «caducidad», al haberse dejado pasar el plazo establecido para ser contestadas.

En sus preguntas, el diputado de Cs por la provincia de Zaragoza y candidato a la reelección, Rodrigo Gómez, pedía al Ejecutivo de Sánchez que indicara «qué valoración hace el Gobierno del Pacto del Agua de Aragón», y que dijera si «estima adecuada la reserva hídrica establecida en él».

También preguntaba al Gobierno de Sánchez si considera prioritaria la ejecución de las inversiones hidráulicas en Aragón, «qué cantidad piensa invertir en las obras de regulación del pacto del Agua de Aragón», si piensa «ejecutar todas las obras de regulación del Pacto del Agua» y, en caso afirmativo, que detallar cuándo tenía pensado llevarlas a cabo. En su defecto, si no piensa acometer alguna de las obras pendientes, Cs pedía al Gobierno de Sánchez que dijera expresamente cuáles iba a sacrificar.

Ninguna de esas preguntas ha recibido contestación alguna. El Ejecutivo de Sánchez ha optado por agotar su mandato sin aclarar su posición al respecto ante el Congreso.

El diputado Rodrigo Gómez considera que es un silencio «muy relevante», porque denota el poco interés del gabinete de Pedro Sánchez por impulsar las obras del Pacto del Agua de Aragón. «Si de verdad tuviesen interés en hacer las obras, el Gobierno habría estado encantado en contestar y en dar toda la información al respecto», ha indicado el diputado zaragozano de Cs. Ha recordado que las obras del Pacto del Agua son «necesarias para crear riqueza en Aragón, para generar nuevos regadíos, nuevos cultivos y más empleo».

El Pacto del Agua se convirtió, en 1992, en un documento histórico que el Gobierno central se comprometió a ejecutar. Sin embargo, el calendario de obras que estableció aquel acuerdo fue incumplido sistemáticamente, unas veces por falta de voluntad política para llevarlo a cabo y, otras, porque las obras fueron cuestionadas con el paso del tiempo por algunos partidos y en algún caso incluso quedaron judicializadas.

Con el paso de los años, y cuando apenas se habían realizado obras sustanciales, el Pacto del Agua fue retocado. Se modificaron algunos de los proyectos, se prescindió de algunas obras inicialmente previstas, se incluyeron otras como solución alternativa… Y, a estas alturas, una importante porción de todas aquellas obras siguen pendientes. Hace un año se calculaba que todavía hacían falta unos 900 millones de euros para cumplir con las obras pendientes del Pacto del Agua.