Lambán, durante su discurso en la entrega de la Medalla al Mérito Social de Aragón a las organizaciones agrarias
Lambán, durante su discurso en la entrega de la Medalla al Mérito Social de Aragón a las organizaciones agrarias
Política

Lambán dice que luchar contra la despoblación es un «imperativo patriótico»

Considera que la brecha de desigualdad entre el campo y las grandes ciudades perjudica la unidad de España

ZaragozaActualizado:

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha apelado a luchar contra la despoblación por «imperativo patriótico», porque la brecha de desigualdad que actualmente existe entre el campo y las grandes ciudades es un foco de desequilibrio que perjudica la unidad de España. Lambán hizo estas declaraciones en Huesca, durante su discurso en el acto institucional que tuvo lugar en esa ciudad en la víspera del Día de Aragón.

Durante este acto institucional se entregó la Medalla al Mérito Social de Aragón a las organizaciones agrarias UAGA, Asaja, UPA y Araga, en las que este año ha recaído esta distinción oficial en reconocimiento a la labor que desarrollan a favor del sector agropecuario y de la actividad económica en el medio rural.

En su intervención, Lambán aseguró que luchar contra la despoblación es «un deber patriótico por excelencia», porque la desigualdad siempre es una amenaza para la unidad de una nación y, en el caso de España, esa desigualdad socioeconómica es profunda entre las zonas más y menos pobladas.

En la lucha contra la despoblación ha destacado la importancia que tiene el sector primario. Según Lambán, la agricultura y la ganadería son actividades estratégicas e imprescindibles para fijar población en el medio rural. Ha apostado por apoyar con más vigor y eficacia al sector agropecuario y, en este sentido, se ha mostrado crítico con el actual modelo de incentivos europeos. Ha recordado que la Política Agraria Común (PAC) le reporta a Aragón unos ingresos de unos 500 millones de euros, pero ha criticado que «no se invierten de la manera más eficiente», por lo que ha abogado por reformar ese pilar de la UE. En concreto, ha pedido reorientar las ayudas a apoyar las rentas de los productores reales y a favorecer la incorporación de jóvenes agricultores, en vez de beneficiar a «manos ociosas» por los derechos históricos.

Tras destacar la labor que en este sentido desarrollan las organizaciones agrarias, ha apelado a reforzar su participación institucional ante los retos a los que se enfrenta el sector agropecuario y el mundo rural.

Los máximos responsables de las organizaciones, José María Alcubierre (UAGA), Ángel Samper (Asaja), José Manuel Roche (UPA) y Jorge Valero (Araga) recogieron la medalla, agradecieron su concesión y aprovecharon para destacar algunas de sus reivindicaciones báscias, como el rejuvenecimiento del sector, la visibilización del trabajo de la mujer en el medio rural, una PAC más justa y más social que tenga en cuenta a quien vive «día a día» en el campo, o unos precios justos, según detalló Roche.