Picos nevados del Pirineo aragonés
Picos nevados del Pirineo aragonés - Fabián Simón
Sociedad

La falta de nieve pasa factura al Pirineo aragonés a las puertas de la Navidad

En el tramo catalán de la Cordillera hay incluso más nieve que hace un año, pero la zona aragonesa está bajo mínimos

D. A.
ZaragozaActualizado:

La falta de nieve empieza a pasar factura al Pirineo aragonés a las puertas de la Navidad. Las estaciones de esquí están sintiendo de lleno los efectos de esa escasez de nevadas y unas temperaturas que tampoco han acompañado. El escaso manto blanco es un problema para una zona que hace su agosto en invierno gracias a la nieve y que, sin ella, pierde ingresos en su gran pulmón económico, el esquí y el turismo invernal.

Actualmente, la reserva de nieve del Pirineo aragonés es prácticamente la mitad que el año pasado en estas mismas fechas. Exactamente, un 46% inferior, según el último parte de situación facilitado por la Confederación Hidrográfica del Ebro.

La escasez de nieve es mayor en la zona central y occidental del Pirineo aragonés, mientras que es menos acusada en la zona más próxima a Cataluña. De hecho, en el Pirineo catalán no están acusando la escasez de nieve que sí está sufriendo el tramo aragonés de la Cordillera. Sin embargo, en la zona Navarra la falta de nieve todavía es más notable, peor incluso que en Aragón.

En cómputo global, el Pirineo cuenta actualmente con 519 hectómetros cúbicos de agua en forma de nieve, mientras que el año pasado era de 700 hectómetros cúbicos. Eso sí, ha habido otros años en los que se ha repetido la situación que se da en estos momentos. De hecho, si se compara con el promedio del quinquenio 2013-2017, la reserva actual de nieve podría considerarse dentro de lo normal.

El problema este otoño no ha sido tanto la falta de nevadas como que las temperaturas no han acompañado: no ha hecho suficiente frío para conservar la nieve que cayó semanas atrás.