Estado en que quedó uno de los locales asaltados por los ladrones
Estado en que quedó uno de los locales asaltados por los ladrones
Sucesos

Detenidos tres ladrones acusados de cometer más de 20 robos en la comarca del Matarraña

Estaban afincados en Lérida y hacían viajes de ida y vuelta para robar en la provincia de Teruel. Llegaban a practicar varios robos en una misma noche

ABC
ZaragozaActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a dos personas e imputado a una tercera como presuntos autores de 24 robos con fuerza ocurridos en establecimientos públicos de la comarca del Matarraña (Teruel). Tras pasar a disposición judicial, han ingresado en prisión por orden del juzgado de Alcañiz que lleva el caso. Los detenidos estaban afincados en Lérida y se desplazaban a esta zona de Teruel para cometer los robos.

La Guardia Civil inició las investigaciones tras detectarse un incremento de robos con fuerza en establecimientos públicos en varias localidades de la Comarca del Matarraña, desde el pasado mes de septiembre. Los hechos se producían en horario nocturno y en una misma noche solían cometerse varios robos.

En una primera fase de la operación, se establecieron dispositivos de vigilancia de las zonas afectadas y accesos a las mismas, contando con el apoyo de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) de la Comandancia de Teruel, Grupo Cinológico y helicóptero del Cuerpo, culminando con la detención de uno de los miembros del grupo criminal a finales del mes de octubre.

La investigación continuó por parte de personal de la Guardia Civil de Teruel, logrando localizar al resto del grupo en la provincia de Lleida; asimismo se recuperó un vehículo sustraído en la localidad de Mazaleón (Teruel) que había sido utilizado para la huida.

En la capital leridana se desarrollaron la segunda y tercera fase de la operación, con la investigación e identificación de otros dos individuos como integrantes del grupo criminal, que fueron detenidos el pasado 22 de noviembre, procediéndose asimismo a la entrada y registro en un almacén propiedad de uno de los arrestados.

A raíz del avance de las investigaciones, análisis y estudio de la información recabada, se concluyó que se trataba de un grupo criminal organizado que planificaba los ilícitos penales de forma muy especializada, desplazándose regularmente desde la capital de Lérida a la Comarca del Matarraña (Teruel), centrando su actividad en establecimientos públicos (farmacias, piscinas…) y oficiales (ayuntamientos), en localidades de escasa población y en horario nocturno.

Actuaban con métodos de fractura de accesos, sustrayendo pequeñas cantidades de dinero, herramientas y productos cosméticos y alimenticios, que durante un tiempo vendieron en un pequeño comercio regentado por uno de los detenidos.