El presidente aragonés Javier Lambán (PSOE), junto a su antecesora Luisa Fernanda Rudi (PP)
El presidente aragonés Javier Lambán (PSOE), junto a su antecesora Luisa Fernanda Rudi (PP) - Fabián Simón
Empleo público

Avalancha de interinos en el Gobierno aragonés: 5.000 más en cuatro años

A finales de 2013 tenía un total de 49.000 asalariados, y ahora supera los 54.000 a base de contratar temporales

Actualizado:

La plantilla del Gobierno aragonés no para de aumentar desde finales del año 2013. Ha sumado más de 5.000 en cuatro años, y todo a base de interinos. Tras un fugaz recorte de personal que se produjo entre 2011 y 2013, a partir de ese momento volvió a engordar: empezó a hacerlo en la recta final de la legislatura PP-PAR y ha seguido en los tres años que lleva el actual Gobierno PSOE-Chunta.

Según los datos oficiales del propio Gobierno aragonés recopilados por ABC, en diciembre de 2013 la Administración autonómica aragonesa sumaba 49.110 asalariados, frente a los 54.251 con los que acabó el último año, 2017. Es decir, un aumento de más de 5.000 empleados públicos, que tienen su reflejo directo en el gasto de personal del Gobierno aragonés, situado ya por encima de los 2.000 millones de euros anuales. Y la cifra sigue en aumento.

Además, esta escalada en la plantilla de la Administración aragonesa se ha producido íntegramente a base de incorporar interinos. De hecho, según las estadísticas oficiales, desde que comenzó la actual legislatura -en el verano de 2015- el personal fijo de plantilla se ha reducido en más de mil efectivos, mientras que la cifra de temporales se ha disparado en unos 4.600.

Cuando la popular Luisa Fernanda Rudi tomó las riendas del Gobierno aragonés en coalición con el PAR, en julio de 2011, se encontró con una Administración que sumaba 50.596 empleados públicos. La crisis económica -y las promesas de recorte del gasto público con las que Rudi llegó al Ejecutivo regional- forzaron una reducción de efectivos. En dos años y medio redujo la plantilla del Gobierno aragonés en 2.400 personas. Sin embargo, en el año y medio final de su legislatura hizo justo el camino inverso: engordó la plantilla con 1.900 asalariados más.

Cuando el PP dejó el Gobierno aragonés, en junio de 2015, la Administración autonómica rozaba los 51.000 empleados públicos, unos 400 más que los que tenía cuando Rudi había tomado las riendas del Ejecutivo regional.

Ese incremento de 1.800 efectivos que se produjo entre diciembre de 2013 y junio de 2015, en la recta final del Gobierno PP-PAR, ha tenido continuidad con el Ejecutivo PSOE-Chunta que preside el socialista Javier Lambán. Desde que sucedió a Rudi, la plantilla del Gobierno aragonés ha engordado con 3.300 empleados públicos más en menos de tres años.

De esos 3.300 asalariados que ha sumado el Gobierno aragonés desde que lo ocupa la coalición PSOE-Chunta, unos 2.800 han sido incorporados en Sanidad (+1.200) y en Educación (+1.600).

Toda esa escalada en la plantilla de la Administración autonómica se está realizando a base de interinos. De hecho, en los últimos años el personal fijo va a menos, mientra que el temporal crece de forma acelerada. Baste un dato: en los dos últimos años, de diciembre de 2015 a diciembre de 2017, la Administración aragonesa ha prescindido de 1.200 trabajadores fijos, mientras qu eha incorporado a más de 2.400 interinos. El personal temporal supone acutalmente el 46% de la plantilla total del Gobierno aragonés.