El día que el ultraizquierdista «Alfon» se entregó a las autoridades

Más de 500 personas intentaron impedir que la Policía entrase a la madrileña Iglesia Roja de Entrevías, donde se encontraba el joven que acabó cediendo a la presión

Actualizado:

Custodiaban la madrileña Iglesia Roja de Entrevías. Más de 500 personas, indignadas, concentradas para evitar que la policía detuviera a la persona convertida para los manifestantes en «mártir». Se trata de Alfonso Fernández, conocido como 'Alfon'.

Con máscaras con su cara exigieron en junio de 2015 la libertad de este joven de 27 años, condenado por la Audiencia Nacional a cuatro años de cárcel por tenencia de explosivos durante la Huelga General de 2012. Pese a la muralla humana formada para evitar la intervención policial, 'Alfon' abandonó la parroquia y decidió entregarse. Entre tensión, conatos de cargas y más indignación por una condena que, según sus camaradas, responde a un juicio político. En el banquillo, el joven activista alegó no llevar ninguna mochila con explosivos. Afirma que todo se debió a una treta de la Policía por no querer identificar fotográficamente a unos miembros de los Bukaneros, una peña del Rayo Vallecano.