Sánchez priorizará la calle y un plan transversal contra Podemos

En su equipo no preocupa en absoluto que no tenga presencia en el parlamento

Actualizado:

Ningún secretario general del PSOE se ha encontrado con la situación de tener que desempeñar su función sin un escaño en el Congreso de los Diputados. Por una mezcla de convicción y obligación, Pedro Sánchez se dispone a llevar a cabo una estrategia en la que el PSOE recupere los vínculos con la sociedad civil mediante una estrategia en la que se potencie áreas de carácter transversal como el medioambiente y la cultura.

En el equipo del secretario general no hay ninguna preocupación por el hecho de que Sánchez no tenga un escaño en el parlamento. Lo reconocen alguno de sus principales asesores, que creen que la forma en la que ha ganado las primarias demuestra que haber renunciado al escaño en octubre del pasado año no le resto visibilidad mediática. Mucho menos ahora que es secretario general.

No habrá «cara a cara»

Por eso se descartó de plano la posibilidad de buscar un acomodo a Sánchez como senador por designación territorial. «Pedro no necesita el cara a cara contra Rajoy porque ya los ha tenido», reconocen en su equipo. Consideran además «innecesario» que se desgaste en un cara a cara contra un rival que, entienden, está «en la etapa final» de su vida política. Además, su nuevo perfil de «outsider» casaría mal con forzar un desembarco precipitado en el Senado.

Desde que ganó las primarias Sánchez apenas ha tenido intervenciones públicas. Se encuentra centrado en los preparativos del 39 Congreso socialista y en la elaboración de la nueva Ejecutiva. Solo ha tenido una aparición pública con convocatoria a medios desde hace casi dos semanas. Y eligió la Feria del Libro de Madrid para reivindicar «el carácter transversal que debe tener la cultura en toda acción de gobierno». Y ayer se comunicó, con posterioridad al encuentro, que Sánchez se había reunido con las principales organizaciones ecologistas del país. Sánchez criticó «la extremada lentitud por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy» en lo relativo a los desafíos que supone el cambio climático y se comprometió a crear un «área de Transición Ecológica en su nueva Ejecutiva».

Estos primeros actos anticipan el deseo de Sánchez por recuperar los vínculos del PSOE con las entidades sociales que se habían alejado de los socialistas y que en los últimos tiempos han encontrado en Podemos un canal de interlocución. Y eso pasa también por mejorar los lazos con los sindicatos. En la estrategia de Sánchez se pretende que el PSOE vuelva a poner «un pie en la calle» y reconciliar al partido con las movilizaciones sociales. En un vídeo publicado el martes El PSOE elogia las movilizaciones contra las políticas del PP -«No os habéis quedado callados, habéis salido a la calle»- y asegura que «el PSOE ha escuchado ese grito» y «ha reaccionado sin dudar».

Pero Sánchez no busca competir solo con Podemos. Y aunque la gran bolsa de votantes que puede recuperar se encuentra en el partido de Pablo Iglesias, tampoco se renuncia a la competición con Ciudadanos. El líder socialista está convencido de que «Rivera se ha derechizado», y pese a que su llegada pretende un giro a la izquierda en el PSOE, no preocupa desproteger el centro político porque creen que «el discurso de la regeneración» de Rivera «está tocado» mientras sostenga a Rajoy.