Miguel Ángel Revilla
Miguel Ángel Revilla - EFE

Revilla responde: «Lo tengo que volver a repetir el día de Nochevieja»

El presidente de Cantabria explica que hizo esa maniobra con su coche particular porque la Policía Local desvió la circulación hacía esa vía tras cortar la calle donde está la sede del Gobierno cántabro. Algo que hace «habitualmente»

S.E.
MadridActualizado:

Miguel Ángel Revilla ha comenzado la semana protagonizando una nueva polémica. En esta ocasión no ha sido por sus valoraciones o juicios políticos sino por conducir en dirección contraria en Nochebuena.

Durante la noche del pasado 24 de diciembre, el presidente de Cantabria entró en la calle Peña Herbosa, en el centro de Santander, para acceder a la sede del Gobierno. Revilla ha explicado que hizo esa maniobra con su coche particular porque la Policía Local desvió la circulación hacía esa vía tras cortar la calle donde está situado el edificio.

Revilla ha señalado a Efe que no cree que hiciera «nada ilegal» al realizar esa maniobra de acceso al Gobierno y asegura que su conciencia está «absolutamente tranquila». El líder del Ejecutivo regional ha insistido en que esta situación se da también en Nochevieja y durante las fiestas del barrio.

«Esto es una cuestión que vengo haciendo siempre; y no solamente yo, todos los que están en esa misma situación», ha alegado Miguel Ángel Revilla, quien ha precisado que la «fatalidad» es que en esta ocasión le han grabado, además de increparle, lo que ha opinado que «va en el sueldo» de un político.

Sin embargo, ha subrayado que no ha hecho «nada» que suponga una vulneración de «ninguna ley», porque ha incidido en que con la calle cortada tiene que recorrer ese tramo de la calle para acceder al garaje del Gobierno, lo que ha recordado que también ocurre en Nochevieja y durante las fiestas del barrio.

«O sea, no hay ningún tema», ha recalcado Revilla, quien ha aclarado que no habló directamente con ningún policía local, sino que, según ha precisado, estaba en una «cola» de coches y los agentes les desviaron a «todos». «No he hecho nada que no haya hecho antes y que tengo que volver a repetir el día de Nochevieja», ha abundado.

En el vídeo, compartido por un usuario llamado Cantabrista, se puede ver cómo Revilla pregunta a varios vecinos si la calle en la que está es «dirección prohibida». En ese momento, hay personas que se acercan para guiarle mientras que, otros, le increparon al grito de «payaso» y le pedían «soplar» (en referencia a la prueba de alcoholemia de la Policía).