Marcos de Quinto, político controvertido
Marcos de Quinto, político controvertido - Ignacio Gil

Las recurrentes meteduras de pata de Marcos de Quinto en Twitter

El diputado de Ciudadanos y exejecutivo de Coca-Cola es un habitual en lanzar tuits «personales» que le granjean continuas controversias

ABC
Actualizado:

«Pirata. Navego sin bandera. No pretendo convencerte de nada, acaso hacerte dudar de lo que crees». Así se describe a sí mismo Marcos de Quinto en Twitter. Los recientes «tuits personales», como han querido valorarlos desde Ciudadanos, partido al que el exejecutivo de Coca-Cola llegó como fichaje estrella aunque navegando «sin bandera», han levantado una polvareda mediática de elevadas dimensiones por la sensibilidad del tema tratado: Open Arms.

De Quinto tuiteó: «La piadosa teocracia izquierdista envía a la hoguera a quien se le atisbe un mínimo comentario crítico sobre el Open Arms y alguno de sus bien comidos pasajeros». Es esta última frase la que ha desencadenado la polémica, acusándole desde todos los frentes de abordar el complejo tema con escasa sensibilidad y hasta inhumanidad.

A partir de las críticas recibidas, el que fuera vicepresidente de Coca Cola y actual diputado de la formación naranja se enzarzó en una serie de tuits en donde llegó a insultar al portavoz de Facua, Rubén Sánchez, que le recriminó “solo un miserable puede hablar así de quienes huyen de la miseria”. De Quinto le dijo: «¿Te he insultado yo a ti? ¿Imbécil, mantenido?». A un usuario anónimo le llamó «troll de mierda» y «cretino».

Y es que aunque el propio político borrara algunos de estos tuits y se excuse por haber llegado a los insultos, De Quinto no es nuevo en provocar debate e incluso controversia en la red social del pajarito. Hace ni 15 días, por ejemplo, De Quinto también volvió a la palestra de la controversia por jactarse en las redes de un regalo recibido (varias botellas de vino, a cien euros cada una según informaba Europa Press) que provocaron que se le acusara de ser sobornado y de prevaricación.

«Muy agradecido a Quinta de Vale Meao por enviarme una botella de cada una de las últimas añadas de mi vino favorito... y de nuevo: gracias a mis "haters" por ayudarme a promocionarlo», ironizó desde su cuenta de Twitter, donde ha publicado una fotografía en la que se ven seis botellas repartidas en dos cajas.

En la misma red social le contestó uno de los diputados de Galicia en Común y miembro del grupo de Unidas Podemos, Antón Gómez-Reino. «Quien hace apología de un regalo empresarial vinculado a su cargo público sugiere como lógica la prevaricación, el soborno, el cohecho, la corrupción. Le parecen inherentes a su condición. Y en realidad, su condición, nos avergüenza como sociedad», sostenía este diputado gallego.

Los regalos no estaban expresamente prohibidos en el Congreso, pero, desde esta legislatura, los diputados están obligados a declararlos al entrar en vigor el nuevo Código Ético que se redactó en la etapa de Ana Pastor a instancias del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO).

Hay que recordar también que a finales de julio, el diputado logró cierta repercusión con otro tuit en el que cuestionaba la pena de 22 años «en una cómoda prisión» para uno de los etarras que secuestró a Ortega Lara, y que ya está en libertad, por los 532 días «de infierno» que sufrió encerrado en un zulo. En este caso, hubo tuiteros que le achacaron si insinuaba que pretendía la cadena perpetua o la Ley del Talión aunque también gozó de de defensores a su reflexión.

De tuit fácil, el que fuera número 3 de Coca Cola criticó en 2011 con dureza el ERE que estaba llevando a cabo Telefónica: «Me pregunto si Alierta decidió la reducción del 20% de plantilla antes o después del encuentro de empresarios con ZP en Moncloa». O: «Hay quienes hacen el dinero AQUÍ con tarifas altas y lo reinvierten fuera con bajas. Luego sacrifican el empleo del lugar que les da el 'cash'». Lo que pasa es que, años después, Coca-Cola Iberian Partners, empresa embotelladora vinculada a Coca Cola Company por un contrato de exclusividad, según el presidente del comité de empresa, tuvo que hacer frente a otro ERE.

Y más. Como cuando atacó al colectivo de jubilados: «Gente que nunca pagó la pensión a nadie exigiendo ahora que se la paguen a ellos». O cuando comparó a Irene Montero con Yoko Ono: «Creo que Irene Montero esta siendo a Ahora Podemos, lo que Yoko Ono fue a los Beatles». También dijo que la número dos de Podemos «debe parte de su ascenso al hetero-patriarcado que tanto critica». Los sindicatos tampoco se han librado de su implacable estilo: «Qué patéticos los sindicatos patrios. Se han quedado sin parroquia por incompetentes y retrógrados.... y ahora tratan de rascar fieles podemizando su discurso. Por más que berreen, la sociedad cada día les da más la espalda por sectarios, parasitarios e inútiles».