Todo irá bien

Primarias independentistas contra la alcaldesa

El filósofo Jordi Graupera exigirá a los partidos separatistas que admitan su fracaso

Salvador Sostres
Actualizado:

El naufragio de los partidos independentistas y de lo poco que les queda por ofrecer puede constatarse sobre todo en Barcelona, donde la más inepta alcaldesa de todos los tiempos que ha tenido la ciudad, la más nociva e indocumentada, ha podido casi agotar su primer mandato sin oposición. La CUP no existe en la ciudad, Convergència no tiene candidato y Esquerra sería mejor que presentara un sofá que no al pobre hombre que pretende continuar presentando.

El filósofo Jordi Graupera, investigador en la Universidad de Princeton y tertuliano y columnista en distintos medios de comunicación, ha anunciado para el próximo día 20 una conferencia para explicar su idea de Barcelona y exigirá a los tres partidos independentistas que admitan su fracaso y convoquen unas primarias conjuntas a las que él aspira a presentarse y ganarlas.

Es tanta la desolación de los barceloneses ante la impunidad con que Ada Colau se ha dedicado a destruir lo mejor de Barcelona, que Graupera y su equipo han tenido que cambiar de local. Las 300 localidades disponibles del espacio inicialmente elegido, el Paraninfo de la Universidad Central, se han visto desbordadas por las más de 5.000 solicitudes de asistencias que en un solo día registró la página web de esta nueva plataforma, Barcelonaescapital.cat.

La desorientación de los viejos partidos ante Graupera es la misma que cuando apareció Ada Colau y logró derrotarles. Aunque todavía están a tiempo de entender que se han quedado sin líderes, sin ideas y sin mensaje, lo más probable es que vuelvan a reaccionar con la última gran arrogancia que suele preceder a los naufragios, en lugar de agarrarse a Graupera como a su última esperanza antes de que Graupera -y no sólo él, sino los cientos de miles de barceloneses que se han sentido abandonados- les arrase de un modo incluso más apabullante del que lo hizo Ada Colau en las elecciones municipales de 2015.

El doctor Jordi Graupera i Garcia-Milà, de 36 años de edad, puede encarnar, si su candidatura prospera, la nueva generación de políticos independentistas que tendrá que tomar el relevo de la que ha quedado finiquitada como consecuencia de la aplicación del artículo 155. Su idea de Barcelona se basa en el poder de las ciudades frente a la decadencia de los Estados, en la preeminencia de la democracia contra la deriva autoritaria de Europa.

Graupera acude al desafío con el aliento de la esperanza huérfana de muchos de sus conciudadanos pero apenas sin estructura ni recursos económicos en comparación a la vieja partidocracia a la que va a enfrentarse. Su suerte será un termómetro para saber si el catalanismo continúa instalado en la nostalgia estéril o entiende que su fracaso -como todos los fracasos- tiene que ver con su mediocridad y se esfuerza por buscar un líder y un relato que le permita mejorar.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres