Joan Tardá, portavoz de ERC
Joan Tardá, portavoz de ERC - EFE

ERC pide a «los demócratas» españoles un referéndum «a la escocesa»

En tono duro y bronco, Tardá habla de «genocidio lingüístico», «expolio económico» y «odio y catalanofobia»

SARA MEDIALDEA
MADRIDActualizado:

Joan Tardá, portavoz de ERC, ha sido bronco hasta el extremo en su intervención en el debate de investidura de Pedro Sánchez. No sólo le dijo que su grupo va a votar «no», sino que lo hizo mencionando el «genocidio lingüístico» que sufrió «durante décadas» Cataluña; de que España pueda tener intención de tener con ella a los catalanes «sin su consentimiento», lo que calificó de «una violación de derechos y un maltrato»; y terminó señalando que los demócratas españoles «deberían ser los primeros interesados en un referéndum a la escocesa para saber si los catalanes quieren o no ser parte de España». [ Sigue en directo el pleno de investidura]

El «no» a Sánchez lo ha justificado recordando que «confiamos en Rodríguez Zapatero, cumplimos con la legalidad y ustedes engañaron al presidente Maragall y a los catalanes». Por eso, recordó al candidato socialista, «hoy estamos vacunados ante sus propuestas».

Tardá ha cargado por todas las vías contra el gobierno de Rajoy y contra un posible gobierno de Sánchez, hablando del «expolio fiscal» que sufre Cataluña, del «odio y la catalanofobia» promovida por los grandes partidos clásicos; y les pidió «optar por dos caminos, o la vía democrática o el lado de los estados de tradición autoritaria».

La postura del PSOE y de Sánchez ante el problema catalán ha sido muy criticada por Tardá, que cree que los socialistas han contribuido a «judicializar los resultados del 27-S». La última reforma del Tribunal Constitucional «criminaliza a los cargos catalanes», lo que creará «nuevos presos políticos». Y eso traerá «desobediencia civil». Se pregunta Tardá «¿qué van a hacer, nos encarcelarán, y a alcaldes y concejales que se solidaricen con nosotros?»

El portavoz de ERC ha explicado cuáles serán los pasos a seguir en Cataluña en el futuro próximo: «Primero, aprobar las leyes de desconexión; después, convocar elecciones constituyentes; y el nuevo parlamento debatirá y aprobará o no la constitución de la República, algo que será sometido a referéndum». Si se les niega el derecho a la autodeterminación, insistió, «no será aceptado con resignación».

Pedro Sánchez fue muy directo al recordarle, nada más iniciar su intervencióN, que Tardá y su grupo partían de una premisa falsa, que desmontó: «La opción de la independencia no ganó las elecciones».