La presidenta del Congreso, Ana Pastor, este jueves durante la última sesión del Congreso - EFE

Pastor cierra la legislatura con una llamada a la moderación

La presidenta del Congreso recuerda a sus señorias que están allí para ayudar a los españoles

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Salón de Plenos cerró ayer sus puertas sin saber cuándo volverá a acoger un nuevo debate ni quiénes serán los dueños de sus 350 escaños. Con la emoción en el ambiente, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, se dirigió a sus señorías al término del pleno de la legislatura. Les robó poco tiempo pero el suficiente para recordarles el sentido de su escaño: «intentar mejorar la vida de los ciudadanos». Lanzaba así una llamada a favor del entendimiento y en contra de la lucha partidista que ha convertido esta etapa en la más improductiva de la democracia.

No dudó en reconocer los «momentos complicados» vividos en el hemiciclo. La crispación ha marcado los debates políticos, salpicando demasiadas sesiones de tonos descalificativos. Y aunque prefirió quedarse con lo positivo y destacar que el «afecto» ha dominado la «confrontación dialéctica», pidió a sus señorías que guarden el «respeto» que se deben.

«Valió la pena por ustedes, por España y por los españoles»

Pastor, feminista de las que no necesita portar camiseta, incluyó en su discurso un alegato a favor de la igualdad. A las puertas del 8 de marzo, recordó cómo el cuadro de Asterio Mañanós de 1908 que cuelga en su despacho muestra un hemiciclo solo con mujeres en la tribuna de invitados. «Hoy aquí hay muchas mujeres y me enorgullece ser una de ellas», celebró con emocionada. Pastor cerró con unas palabras de uno de los padres de la Constitución, Gregorio Peces Barba. «Se puede pensar sin temor a equivocarnos, a equivocarme, que valió la pena por ustedes, por España y por los españoles», terminó con la voz ya entrecortada, la que intentó ser «presidenta de todos». El Pleno elogió su labor en pie y dedicándole un sonoro aplauso que ella agradeció con la mano al corazón y con una lágrima recorriendo su mejilla.

Relevo de caras

PP. y PSOE mantienen la incógnita de qué porcentaje de diputados renovarán, en sendas bancadas se esperan cambios importantes. El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, hará listas por primera vez tras su regreso a la secretaría generales PSOE y el líder del PP, Pablo Casado, estrena liderazgo en un partido que menguará en escaños.

Entre los que no continuarán del PP, la ex ministra Celia Villalobos, la ex alcaldesa de Cádiz Teófila Martínez, o el que fuera secretario general de Alianza Popular Arturo García-Tizón. Y en el PSOE se despidieron el expresidente de Castilla La Mancha José María Barreda, la exsecretaria de Estado Soraya Rodríguez, el exportavoz Antonio Hernando, o el exsecretario de organización del PSOE Cipriá Císcar.

Podemos dijo adiós a algo más de un tercio de sus diputados, destacando a la cofundadora del partido Carolina Bescansa, –Íñigo Errejón ya renunció en enero– o el sindicalista Diego Cañamero. Cambios menores habrá en Cs, que solo despidió ayer a cuatro de de sus diputados por encargos mayores: Toni Cantó, Félix Álvarez, Luis Salvador y Francisco Igea. Otro que ayer dijo adiós fue el portavoz de ERC, Joan Tardà, aunque mantendrá su condición hasta las elecciones como miembro de la Diputación Permanente.