El pacto sigue oculto

Iceta, que no actúa por libre sino como potente correa de transmisión, se ha retratado y Aragonés se ha limitado a rematar la faena

Manuel Marín
MadridActualizado:

Carece de sentido dar crédito a unos trileros de la supuesta verdad política, que tan pronto esgrimían ayer una ofensiva institucional para dar por proclamada la república catalana, como la prostituyen hoy con su defensa jurídica para afirmar que solo fue simbólica, irreal y festiva, y ahorrarse así unos años de cárcel. El Tribunal Supremo se encargará de sentenciar ese golpe a la democracia, si no lo está ya… porque el juicio parece avanzar hacia una condena irreversible. Dar credibilidad a Pere Aragonés, vicepresidente de la Generalitat, cuando afirma que Sánchez se avino con Torra a resolver el conflicto catalán celebrando un referéndum, costaría mucho en condiciones normales porque la

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín