Pablo Iglesias, al llegar a la Comisión en el Senado
Pablo Iglesias, al llegar a la Comisión en el Senado - Jaime García

Pablo Iglesias se disculpa con Mariló Montero: «Siento mucha vergüenza de haber hecho una broma machista imperdonable»

El líder de Podemos escribió en un mensaje de Telegram hace dos años que azotaría a la presentadora «hasta que sangrara»

Actualizado:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reconoció en su comparecencia de ayer ante la Comisión que investiga la financiación de partidos políticos que se «arrepiente» de sus opiniones pasadas sobre el régimen político de Venezuela porque «la situación allí es nefasta» y pidió disculpas a Mariló Montero por decir hace dos años que «azotaría» a la presentadora «hasta que sangrara».

«Siento mucha vergüenza de haber hecho en un mensaje de Telegram privado una broma machista imperdonable. A veces he hecho comentarios que cuando lees después dices: es impresentable. Ahí lo que uno puede hacer es pedir disculpas y decir: Lo siento mucho y esto lo hice mal», ha enfatizado.

El líder de Podemos remarcó, sin embargo, que el comentario fue vertido en el marco de una conversación privada, tal como subrayó en 2016, después de que el digital OK Diario difundiera el contenido del intercambio de mensajes entre Iglesias y Juan Carlos Monedero. Entonces subrayó que se trataba de «ironías» o «bromas» que no se dicen «en serio».

La periodista Mariló Montero acudió al Instituto de la Mujer, dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, para denunciar a Iglesias. «Aunque él mismo se califica con sus propias palabras me veo ante la responsabilidad de expandir mi opinión, a nivel social, para que ninguna mujer tolere semejantes aberraciones ya que, éstos días, ha habido un clamoroso silencio sobre tan grave agresión verbal», argumentó entonces la periodista navarra en una carta dirigida al Instituto de la Mujer, a la que ha tuvo acceso Europa Press.

Según indicó en el texto Mariló Montero, ante las declaraciones de Iglesias en las que dice «la azotaría hasta que sangrase... Esa es la cara B de lo nacional popular... Un marxista algo perverso convertido en un psicópata», recurrió al Instituto de la Mujer y a las leyes» para ser respetada «física, moral, profesional y verbalmente», y así mismo advertir a la sociedad de que hay entre los representantes políticos «a un hombre no capacitado, no apto, para ocupar el cargo que se le he ha otorgado en las urnas». A juicio de la presentadora, Iglesias debía de haber dimitido «de inmediato de su cargo».

«A Pablo Iglesias se le debería prohibir el acceso a cualquier representación pública ya que ninguna mujer en este país puede sentirse protegida por un político que se ha autodenominado como 'perverso' y 'psicópata'».

El Instituto de la Mujer tachó de «totalmente inadmisible por sexista y porque incita a la violencia» el comentario de Pablo Iglesias. En un comunicado, la institución exigió «máximo cuidado con este tipo de expresiones porque reflejan situaciones de desigualdad» y recordó que «las personas con responsabilidades políticas e institucionales han de ser especialmente cuidadosas con este tipo de comentarios que incitan a la violencia y que dificultan el avance en la igualdad efectiva entre mujeres y hombres».