La Mesa del Congreso, la primera gran votación de la XII Legislatura

Los diputados elegirán el martes 19 al presidente, cuatro vicesecretarios y cuatro secretarios del órgano rector de la Cámara

MadridActualizado:

El próximo martes 19 de julio, a las 10 de mañana, se constituirán las nuevas Cortes, resultantes de las elecciones generales del 26 de junio, y se producirá la primera gran votación de la XII Legislatura, para elegir los miembros del Congreso, y también los del Senado. Los grupos parlamentarios han aparcado por unos días las negociaciones sobre la investidura para tratar de llegar a un acuerdo sobre la composición de la Mesa del Congreso, el órgano rector de la Cámara que tendrá un papel decisivo en una legislatura en la que será obligatorio negociar y dialogar a todas horas.

La sesión constitutiva del Congreso viene fijada, en día y hora, en el decreto de disolución de las Cortes y convocatoria de elecciones. La sesión constitutiva será presidida inicialmente por el diputado de más edad, asistido por los dos más jóvenes como secretarios. Es lo que se llama «Mesa de edad». El presidente declara abierta la sesión y uno de los secretarios lee el decreto de convocatoria electoral. A partir de ahí, se pasa a la elección de la Mesa del Congreso.

La Mesa de Edad estará compuesta por las mismas diputadas que la formaron en enero de este año, después de las elecciones del 20 de diciembre: María Teresa de Lara (PP, 72 años) como presidenta, y María Such Palomares (PSOE, 25 años) y Nagua Alba (Podemos, 25 años), como secretarias.

Se llevarán a cabo tres elecciones: una para el presidente, la segunda para los cuatro vicepresidentes y la tercera para los cuatro secretarios.

En la elección del presidente, cada diputado escribirá un solo nombre en su papeleta. Resulta elegido el que tenga mayoría absoluta, y si ninguno lo logra, el que tenga mayoría simple en segunda votación. Si no existiera ningún tipo de acuerdo entre los grupos, el PP ganaría la elección. Al PSOE no le vale el acuerdo solo con Ciudadanos, pero sí solo con Podemos, siempre que PP y Ciudadanos no se unan.

Los cuatro vicepresidentes se eligen simultáneamente. Cada diputado elige un solo nombre en la papeleta. Resultan elegidos los cuatros que, sucesivamente, tengan más votos. Si no existe ningún tipo de acuerdo entre los grupos, el PP podría lograr dos, el PSOE uno y Podemos, otro.

Para elegir a los cuatro secretarios, se utiliza el mismo procedimiento que para los vicepresidentes. Es decir, si Ciudadanos no llega a ningún acuerdo, podría quedarse fuera de la Mesa. Pero ese no es el deseo del PP, ni tampoco del PSOE. Los populares podrían ceder uno de sus puestos, a cambio de un apoyo para la Presidencia. Pero las negociaciones continúan, y el lunes se despejará posiblemente la incógnita, un día antes de la votación.

Por la Mesa pasan todas las iniciativas de la Cámara, y es ahí donde se dirige el trabajo interno del Congreso de los Diputados. En la pasada y breve legislatura, su papel fue determinante, por ejemplo, para impedir que Podemos tuviera cuatro grupos parlamentarios. Bastó aplicar el Reglamento, sí, pero la Mesa tiene potestad para interpretar su norma interna y para organizar el Congreso como considere oportuno.

Uno de los principales asuntos que deberá resolver la nueva Mesa es si la antigua Convergencia puede formar Grupo propio o, por primera vez en su historia, debe pasar al Grupo Mixto. Con el Reglamento en la mano, de forma estricta, no podrá formar Grupo, pero de nuevo la interpretación de la nueva Mesa será definitiva.