Imagen de los principales asistentes al evento
Imagen de los principales asistentes al evento - ÁNGEL DE ANTONIO

Más de 200 historiadores e investigadores firman el «Manifiesto por la Historia y la libertad»

Piden que el PSOE «no destruya con su Comisión de la Verdad una parte del patrimonio histórico-artístico de la etapa más reciente de España»

MadridActualizado:

«No se puede imponer por una ley un único relato de la historia, ya que ninguna ley debe o puede variar los hechos históricos». De esta forma arranca el «Manifiesto por la Historia y la libertad», un texto en el que se pide no destruir ni transformar «una parte del patrimonio histórico-artístico de la etapa más reciente de España» con la denominada «Comisión de la Verdad» que propone el PSOE de Pedro Sánchez en la Ley de Memoria Histórica.

El texto, que ya ha recabado más de 200 firmas de historiadores, investigadores, profesores y periodistas, denuncia el «historicidio» que a su juicio se perpetra a través de esta norma y defiende que «ninguna razón moral ni derecho subyacente puede primar sobre la analítica verdad de los hechos en las circunstancias del tiempo y lugar en que estos se produjeron».

El manifiesto fue presentado ayer por los exministros Rafael Arias-Salgado y Marcelino Oreja, el expresidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina, el periodista y ensayista Tom Burns y el periodista Alfonso Ussía durante el acto «La defensa de nuestra Historia», organziado por las fundaciones Villacisneros y Valores y Sociedad.

«Con la implantación de una Comisión de la Verdad se amenaza con penas de cárcel, inhabilitación para la docencia y elevadas multas a quienes mantengan opiniones divergentes a la 'verdad única', la destrucción y quema de las obras o estudios declarados no 'gratos', y la expropiación, destrucción o transformación de una parte del patrimonio histórico-artístico de la etapa más reciente de España, insisten en el manifiesto.

«Pretenden instaurar una supuesta memoria llena de falsedades, y olvidan otras memorias que muchos hemos preferido guardar celosamente.Me cuesta comprender el empeño de quienes quieren avivar odios y rencores» aseguró el exministro Marcelino Oreja.

Joaquín Leguina manifestó que «no hay derecho a reabrir esa herida. Essa proposición no va a salir nunca, por el bien de todos, también del PSOE. La inmensa mayoría de los españoles quieren mirar hacia adelante». «La Historia es una cosa y la memoria es otra», concluyó Tom Burns.

«Tal proposición de ley ataca directamente los fundamentos de la Constitución y los valores superiores que su ordenamiento jurídico consagra: la libertad, la igualdad y el pluralismo político. Dicha proposición de Ley, de resultar aprobada, chocaría frontalmente con la Constitución en su redacción y espíritu», denuncia el texto.

El manifiesto concluye con que «resultaría dramático para la convivencia de los españoles que ochenta años después del final de la Guerra Civil, y de haber transcurrido más de cuarenta tras la extinción del franquismo, se intente anular la libertad de pensamiento de los españoles y reinstalar en la sociedad los mismos odios que condujeron a aquellos calamitosos acontecimientos».