Pablo Casado, el día de su elección como líder del PP, hace hoy 100 días
Pablo Casado, el día de su elección como líder del PP, hace hoy 100 días - Maya Balanya

Un líder hiperactivo y un PP compacto, cien días después de su elección

Una parte del «sorayismo» mantiene sus dudas y discrepancias con el máximo responsable del partido

MadridActualizado:

Hoy se cumplen cien días desde que Pablo Casado se proclamó vencedor en el congreso nacional extraordinario del PP, el 21 de julio en Madrid, frente a Soraya Sáenz de Santamaría. En poco más de tres meses, el paisaje en el PP ha cambiado mucho, pero en Génova destacan, como parte más positiva del balance, que «Casado ha compactado al partido».

Apenas hay grietas, algunas producidas por «sorayistas», que miran con recelo el acercamiento del líder del PPy de José María Aznar, como se vio el pasado martes en Madrid, en la presentación del libro del expresidente del Gobierno. Alfonso Alonso auguró la semana pasada en El Correo que «Casado ya se moderará», «porque toda prudencia en política nunca es suficiente». Es uno de los dardos internos que se lanzan en el PP. Las dudas sobre la portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat, también se han dejado ver, así como el nerviosismo por el aplazamiento en la designación de candidatos.

Pero en el equipo del líder del PP quitan importancia a esas críticas puntuales. «Casado ha cosido el partido por toda España donde había algún roto», aseguran. Y ponen como ejemplo el trabajo de integración y acuerdo alcanzado en Andalucía, para la elaboración de las listas. El presidente del PP está plenamente volcado en esta Comunidad, y ha dado orden a todo el partido para que se centre en las autonómicas andaluzas. En el próximo puente, visitará Huelva, Cádiz, Almería y Sevilla, y tiene previsto hacer campaña electoral propia, además de la que protagonice el candidato.

En Génova niegan con rotundidad que se esté produciendo un «escoramiento» a la derecha. Lo llaman «dar la batalla por los principios de siempre del PP», y recuerdan que Casado ya dijo que los expresidentes tendrían su protagonismo en el partido.

En el balance de estos cien días, fuentes próximas al presidente del PP señalan que al partido «le está costando acostumbrarse, después de tantos años de liderazgo plano y excesiva tranquilidad, a un nuevo líder híperactivo, que va muy rápido y que se exige mucho a sí mismo, pero que también es exigente con los demás».

Como ejemplo de esa hiperactividad, en estos cien días Casado ha recorrido más de 60.000 kilómetros, 30.000 en España (ha estado en 15 comunidades y 27 provincias) y otros 30.000 por Europa y América Latina. Con Casado de presidente, el PP ha presentado 10 Proposiciones de ley, 48 Proposiciones no de ley y ha participado en cuatro sesiones de control al Gobierno. Sin duda, fue el miércoles pasado cuando Casado se «doctoró» en su partido, como dicen algunos populares. El debate frente a Sánchez fue «como un camión de cemento para unir al partido».

Su liderazgo se consolidó en ese momento, y muchas dudas se disiparon, aunque es cierto que hubo un hecho que le acabó de impulsar: el 28 de septiembre, el Supremo rechazó investigar el caso máster de Casado. El líder del PP se mostró siempre optimista y convencido de que ocurriría así, y cuando se confirmó, ganó muchos puntos en el partido.