Salvador Sostres

La importancia de un Rey

Salvador Sostres
BarcelonaActualizado:

La semana empezó mal para España, sin relato ni esperanza tras el fracaso del Gobierno y del Estado ante el referendo ilegal del 1 de octubre. El referendo no se celebró como tal, pero hubo votaciones y urnas dispuestas en colegios electorales abiertos. El independentismo ganó la calle y el relato y España se había mirado en el espejo y no se había gustado. El lunes todo estaba deprimido, deshilachado y nadie sabía hacia dónde mirar. La huelga general del martes dio más alas a los independentistas y otra demostración callejera de la turba envalentonada desmoralizaba todavía más a una España irritada, arrinconada y que empezaba a dudar de su superioridad. Pero a primera hora de tarde empezó a circular el rumor de que el Rey podía dirigirse a la nación a las 9. El día anterior, mi amigo Juan Carlos Girauta me había sugerido, sin entrar en detalles, que el monarca estaba planteándose hacer algo excepcional. Sobre las 18:00 Zarzuela confirmó el rumor.

Y una España desorientada, alicaída y decepcionada recuperó el pulso con el discurso de su Rey, un discurso muy parecido al de su padre el 23F, en el formato y en el tono, en el inequívoco compromiso con la Constitución y en el ofrecimiento de absolutamente nada que no fuera todo el peso de la Ley a los golpistas. Habló el Rey y España empezó a levantarse, sobre todo en Cataluña. Los dos principales bancos anunciaban que se marchaban y otras muchas empresas y empresarios les acompañaban. Empezó a tomar cuerpo la manifestación de ayer, en Barcelona y en las demás ciudades de España, que hacía mucho tiempo que no venían a Cataluña a celebrar nada. Desde los Juegos Olímpicos no veía a España por las calles de mi ciudad. Una España prácticamente desaparecida de la vida pública catalana y que ayer reverdeció con su cara más amable y festiva, en una insólita exhibición de fraternidad y poderío.

La semana de los peores días para España acabó ayer mucho mejor de lo que nadie el lunes se hubiera atrevido a soñar. El discurso del Rey fue el revulsivo que un país humillado necesitaba para volver a afirmarse en algo real y sirvió de advertencia severísima no sólo para el presidente de la Generalitat y su Govern sino para todos aquellos que en Cataluña han vivido del pasteleo subvencionado, haciéndose los amigos del Estado y patrocinando por debajo a los secesionistas, para cobrar también de las instituciones que ellos controlan. Felipe VI compareció para decir, como Sabino, que Alfonso Armada ni estaba ni se le esperaba y desde el martes todo el mundo sabe a qué atenerse. Lo saben los que quieren continuar viviendo tan bien como viven, lo saben los que están a punto de meterse en el lío de su vida y lo saben y lo agradecen los que el domingo, el lunes y el martes se sintieron abandonados y rodeados defendiendo a su país.

El partido no está ganado y las cosas empeorarán antes de mejorar. Queda mucho sufrimiento y puede que el martes veamos lo que nunca habíamos visto antes. Si el Parlament declara la independencia asistiremos a escenas verdaderamente dramáticas. Pero el Rey con su alocución devolvió a España a la vida cuando más anonadada estaba y para explicar bien nuestra Historia será a partir de ahora necesario explicar la relación entre el discurso del rey Juan Carlos en 1981 y el de su hijo en 2017, y cómo la monarquía guió a los españoles en sus dos momentos más oscuros. Ni tantas empresas se habrían atrevido a escenificar su marcha de Cataluña del modo en que o hicieron durante la semana pasada, ni Puigdemont dudaría tanto de sus próximos pasos, ni la manifestación de ayer hubiera tenido la afluencia, la alegría y el aire triunfal que tuvo sin el discurso inequívoco del Rey, que puso la Corona al servicio de la Constitución y de la unidad de España y convocó a todos los españoles al mismo compromiso. El partido no está ganado pero España ha vuelto a sentirse natural y feliz en Cataluña e incluso en este siniestro mundo de legitimidades callejeras, la Ley y el orden han aprendido a defenderse con españoles de todas partes demostrando que están dispuestos a bajar a la arena para defender lo que quieren arrebatarles. Esto fue lo más importante de ayer: no tanto que Barcelona mostrara su alma española -que siempre la ha tenido, y hubo muchos españoles catalanes- sino que tantos españoles de tan distintas procedencias recordaran que también aquí están en su casa.

Es la hora más grave. Pero la nación ha sido convocada.

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres