El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell
El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell - Reuters

Gibraltar le recuerda a Borrell el peso de su economía después de su acusación de «parasitar» España

El Gobierno de la colonia sostiene que su actividad constituye el 25% del PIB de las regiones adyacentes y apuesta por mejorar relaciones para «el beneficio común»

MadridActualizado:

El Gobierno de Gibraltar respondió ayer a las declaraciones realizadas el pasado domingo por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien acusó a las autoridades gibraltareñas de estar «parasitando» la zona del Campo de Gibraltar. A través de un comunicado, la colonia británica destacó la influencia de su economía en las regiones adyacentes al peñón y aseguró que su actividad constituye el 25% del PIB.

Con el objetivo de negar la acusación del ministro socialista, el Ejecutivo de Gibraltar resaltó su papel como promotor de empleo y generador de riqueza para los españoles de los territorios circundantes y llamó a las autoridades españolas a trabajar conjuntamente para impulsar una «prosperidad compartida» a pesar de que salgan de la UE.

De igual manera, los dirigentes de este territorio vinculado con el Reino Unido resaltaron que, tanto la colonia como Campo de Gibraltar, «comparten una relación tanto humana como comercial» que describieron como «simbiótica» y aseguraron que «puede mejorar aún más para el beneficio común» de los ciudadanos que viven a ambos lados de la frontera.

Según el Gobierno de la colonia, más de 13.000 personas viven en España y trabajan en Gibraltar mientras que los ciudadanos residentes en esta península gastan más de 70 millones de libras al año en bienes y servicios en España. A mayores, el mismo comunicado sostiene que las empresas gibraltareñas compran productos y servicios por alrededor de 400 millones de libras al año a empresas españolas y sitúa su economía como el segundo empleador más importante para la región andaluza vecina.

El origen de la polémica se localiza en unas declaraciones realizadas por Josep Borrell en una entrevista concedida a un diario español en las que comentó la necesidad de mejorar la situación económica territorial para combatir la pobreza y el tráfico de droga. La controversia surgió en los instantes finales de su intervención en torno a este tema, cuando el político sugirió que Gibraltar está parasitando de las zonas españolas. «Las cuestiones de soberanía eran importantes para algún exministro de Exteriores; pero esta es la ocasión para acabar con el subdesarrollo del Campo de Gibraltar, y evitar que se convierta en un terreno abonado para el tráfico de droga, al lado de un territorio que tiene la tercera renta per cápita más alta del mundo. Y eso no puede ser: alguien está parasitando a alguien», aseguró Borrell.