EN VÍDEO

Gritos contra Pablo Casado durante su visita a los Sanfermines de Pamplona

Critica al presidente Pedro Sánchez por aceptar ante Torrá «un orden del día que acepta la sedición»

PamplonaActualizado:

Un grupo de personas ha recibido con una sonora pitada e insultos al candidato a presidir el Partido Popular, Pablo Casado, durante su visita a Pamplona en plenos Sanfermines.

El candidato popular ha acudido a la plaza Consistorial de la capital navarra cuando ha sido reconocido por un grupo de personas que se encontraba tomando el aperitivo. Cuando Casado intentaba realizar declaraciones a los periodistas, estas personas han comenzado a silbarle con gritos de «¡Fuera Fuera!». También ha habido gritos de «ladrón» y «devuelve lo que os habéis llevado».

Ante esta reacción de algunos ciudadanos, Pablo Casado, ha respondido que «este es el ejemplo de que en España hay que debatir de ideas y de que nuestro partido se juega su futuro y sus valores. No estamos hablando simplemente de gestión. Estamos hablando de que aquí en Pamplona, en San Fermín, se me insulta, se me intenta lanzar cosas simplemente por el hecho de venir aquí y decir que viva Pamplona, viva Navarra y que viva una España plural y diversa pero fuerte».

Esa misma fuerza ha reclamado para el presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, ante la reunión con el president de la Generalitat, Joaquím Torrá. «Tenemos que tener el coraje, la valentía de no dejarse intimidar, sin hacernos los simpáticos ante esta gente que sinceramente con sus modales y lo totalitario de sus ideas, no pueden ganar. Yo creo que el presidente del Gobierno hoy tiene que tener claro que no le pueden engañar. Ha aceptado ya un orden del día aceptando la sedición, aceptando lo que pasó con el 5 y 7 de septiembre, lo que intentaban hacer con el referéndum ilegal que descarriló el 1 de octubre», ha asegurado Pablo Casado.

El candidato a presidir el Partido Popular tenía programado comer algo en algún bar de Pamplona. Pero ante la situación que ha vivido en la plaza Consistorial ha optado por suspender la comida y acudir a la sede del partido en Pamplona. Casado ha aprovechado esta circunstancia para asegurar que «para que en el país de mis hijos, todo el mundo pueda venir a Sanfermines sin que le insulten por ser un demócrata y un defensor de la libertad, creo que tenemos que tener muy en cuenta lo que está sucediendo en Navarra, creo que tenemos que darnos cuenta de que en España se está jugando una batalla entre los democráticos, entre los demócratas, los que defendemos la libertad y los totalitarios, que antes mataban y ahora tratan de sacar rédito político por dejar de matar».