Carles Puigdemont, durante una conferencia en Berlín en un imagen de archivo - Reuters | Vídeo: Llarena rechaza la extradicción de Puigdemont EP

El error de la Fiscalía de Schleswig Holstein sobre la extradición de Puigdemont

Los magistrados alemanes siguen analizando las posibles opciones para el envío del expresidente de la Generalitat a España

BerlínActualizado:

La Fiscalía de Schleswig Holstein ha vivido momentos de desconcierto, esta mañana, cuando medios españoles han llamado por teléfono preguntando por un supuesto comunicado aceptando la extradición de Puigdemont a España solamente por el delito de malversación. La claudicación por parte de los fiscales, que desde la publicación de la sentencia se mostraron poco dispuestos a aceptar la exclusión del delito de rebelión, se presentaba como un último e inesperado golpe al Supremo español que, según pudo desentrañarse unos minutos más tarde, nunca llegó a producirse.

Los fiscales de Schleswig-Holstein no han tomado todavía decisión alguna y el equívoco partió de una agencia que, adelantando trabajo a la espera de un comunicado, había hecho redactar un despacho según el cual la Fiscalía aceptaba la extradición y otro en el que la rechazaba. Uno de ellos se coló accidentalmente en el sistema haciendo sonar todas las alarmas.

Los hechos ciertos son que Puigdemont permanece en libertad bajo fianza en Alemania hasta que se ejecute la extradición, para la que no hay fechas ni plazos, y que podría quedar paralizada sí, como ha anunciado su defensa, se presenta un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional alemán. Los jueces de Schleswig Holstein consideran probada la malversación en relación con la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre y atribuyen al líder independentista una «corresponsabilidad» en decisiones que supusieron una carga para las arcas públicas.

La Audiencia ha desestimado los argumentos de la defensa, que pedía no extraditar a España a Puigdemont porque era un perseguido político y no iba a poder tener allí un juicio justo, y asegura que tiene una «confianza ilimitada» en que la Justicia española actuará, en este caso, dentro de los estándares que se esperan de la «comunidad de valores» y del «espacio de derecho común de la Unión Europea».

El incidente es síntoma, por otra parte, de la tensión a que el caso Puigdemont ha sometido a la Justicia alemana, que ha retrasado el caso hasta fechas veraniegas en las que las noticias tienden a pasar más desapercibidas. Las principales incógnitas que quedan por despejar son si los abogados alemanes de Puigdemont dilatarán su estancia en Alemania con un recurso ante el Constitucional, una estrategia válida hasta hace unas semanas pero que debido a la creciente debilidad política y financiera de Puigdemont no parece ahora tan aconsejable, y si el Supremo español acepta la extradición solamente por el cargo de malversación o acude al Tribunal Europeo de Justicia para que este dirima si es legítimo que un tribunal regional alemán eche por tierra sin más el trabajo del más alto tribunal español.

Los fiscales alemanes, por su parte, confirman que siguen trabajando. «Proximamente se emitirá un texto en el que se analicen los posibles obstáculos a la extradición y en el que se establezcan las condiciones organizativas necesarias para llevar a cabo el traslado», han sido las palabras de la portavoz y fiscal primera de Schleswig-Holstein Wiebke Hoffenlner.