A la izquierda, Kichi, en el ayuntamiento de Cádiz. A la derecha, Monedero en una charla - ABC / Vídeo: Comienza el plebiscito para decidir si Iglesias y Montero deben dimitir

El conflicto «burgués» entre Monedero y Kichi por el chalé de Iglesias

«La izquierda anticapitalista a veces comete el error de creer que son revolucionarios cuando lo que son es revoltosos»

MadridActualizado:

Juan Carlos Monedero, uno de los confundadores de Podemos, cargó este martes contra el alcalde de Cádiz y uno de los principales miembros de Izquierda Anticapitalista, José María González alias «Kichi». El motivo: la compra por parte de Pablo Iglesias y de Irene Montero de un chalet por más de 600.000 euros en la localidad madrileña de Galapagar.

Monedero, en una entrevista en ETB, horas antes de que arranque la consulta en Podemos a las bases sobre el chalet, consideró que la reflexión de Kichi sobre el progreso es una «concepción bastante desafortunada».

«Cuando Kichi dice "yo quiero seguir viviendo en un piso currante", espero que no lo mantenga, yo creo que todos quieren que sus hijos prosperen. Y no hay nada de idea de progreso en esa idea de seguir anclados», reflexionó, antes de preguntarse si, para ser de izquierdas, hay que vivir en una chabola.

A favor de Iglesias

Monedero destacó que Podemos es una fuerza «muy plural» y acotó que los que «han criticado» esta compra «son todos del entorno de izquierda anticapitalista». «Yo creo que a veces, la izquierda anticapitalista comete el error de creer que son revolucionarios cuando lo que son es revoltosos». «Si la izquierda anticapitalista quiere usar esto para sacar pecho e intentar representar un espacio mayor, allá ellos», reflexionó.

Monedero, que asegura que «sin duda alguna» votará a favor de la continuidad de Iglesias y Montero, sostuvo que llevan cuatro años en Podemos soportando «ataques indiscriminados». A su juicio, la decisión de Iglesias está influida por el hecho de que «se ha hecho mayor y va a ser padre» por lo que «cosas que antes soportábamos», ahora no se toleran. El cofundador de Podemos también destacó que Iglesias y Montero se han comprado una casa para la que no han robado ni logrado con favores a los bancos.

Para Monedero, hacer de la cuestión del chalet un asunto «central» en la política española es una «tomadura de pelo insoportable» y los medios de comunicación en España «no están a la altura» porque están «informando de que una pareja joven se compra a treinta años una casa, intentando aislarse del acoso de algunos medios que intenten matarlos civilmente».

Tras decir que «el problema es que esa casa estéticamente es un horror», reconoce que no pasaría «nada» si con ese dinero se hubieran comprado en Madrid un piso de 90 metros. Por las fotos, dijo, parece que es una «casa desmesurada de ricos cuando no está ni siquiera en una urbanización».

Carta abierta

La controversia entre Monedero y Kichi ha continuado hoy miércoles con una carta del alcalde de Cádiz dirigida al cofundador de Podemos. «Difícilmente nos van a perdonar que nos equivoquemos de bando. Hay muchas Españas y nosotros nos debemos a la de la gente humilde», dice Kichi en una carta publicada por los diarios del Grupo Joly.

Kichi le recuerda a Monedero que «el código ético en Podemos no es una mera formalidad», sino una «garantía para vivir como la gente, incluso si siendo conocido resulta incómodo» y deja claro a continuación que considera que «lo que están haciendo con Pablo e Irene me parece atroz y me encontrarán al lado, si me quieren, frente a la extrema derecha mediática o política».

«Por eso es tan difícil opinar con calma, porque hay demasiados intereses que atacan con rabia sobre asuntos, la ética y la humildad, que son ajenos en realidad a muchos de los que critican», subraya. A él, dice, hasta ahora la prensa no le ha «molestado mucho» más allá de fotos junto a su pareja, la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, en una cafetería del Algarve durante sus vacaciones de verano o tomando un litro de cerveza con pescaíto fríto en la playa gaditana de La Caleta.

A juicio de Kichi, «ser alcalde es de las cosas más duras» que le ha tocado vivir, pero no le pesa que le hagan fotos «literalmente con el culo al aire»: «Lo que pesa es una abuela, vecina tuya, diciéndote que no come para que coman sus nietos, un vecino con los ojos arrasados por la desesperanza de un desempleo de diez años, una madre joven y desdentada a la que los servicios sociales han vuelto a "quitarle" un hijo, un amigo del que tienes que despedirte otra vez porque tiene que cargar otra vez su tristeza en una maleta y cruzar el puente o la última persona sin hogar que se te murió en la calle».