Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres
Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres - AFP

Assange, un independentista tuitero desde la embajada de Ecuador en Londres

Con el desafío secesionista, el fundador de Wikileaks salió de su letargo mediático y enfocó su mirada a España

LondresActualizado:

Fue a principios de septiembre, cuando quedaba un mes para que se celebrase el referéndum ilegal del 1-0, cuando Julian Assange comenzó su «cruzada» de apoyo al «proces». Desde alguna habitación de la embajada de Ecuador en Londres, donde lleva recluido más de 5 años, el fundador de Wikileaks salió de su letargo mediático y enfocó su mirada a España.

Aunque ya en agosto iniciase su incursión en esta crisis, con sus ataques al director de El Periódico, Enric Hernández, por revelar que la CIA había advertido a la Generalitat de un posible ataque yihadista en Barcelona, ha sido desde septiembre cuando la obsesión por este tema ha copado sus declaraciones en redes sociales. Y lo ha hecho, casi siempre, desde su perfil de twitter, con más de 560.000 seguidores, y desde el de Wikileaks, más de 5 millones de «followers».

Esta inusitada obstinación le ha llevado, por ejemplo, a situar como una de sus fotos de perfil en esta red social una imagen de una carga policial que, supuestamente, hubiera tenido lugar el 1 de octubre mientras se llevaba a cabo ese referéndum ilegal en Cataluña.

Desde entonces miles de tuits, publicados en castellano, catalán e inglés, han hecho a muchos sospechar del porqué de este comportamiento. La reunión que mantuvo en Londres el pasado 9 de noviembre durante 4 horas con Oriol Soler, como publicó ayer el periódico El País, uno de los ideólogos y promotores de la secesión catalana, no ha hecho más que aumentar esas conjeturas sobre si estaría llevando a cabo una campaña orquestada por la Generalitat para impulsar la imagen del independentismo como víctima ante el Gobierno español en el exterior. El propio Soler asegura que su visita a Assange no tenía nada que ver con este asunto y que fue a dialogar de otros temas como«espionaje» «censura» o «exilio».

Assange incluso ha involucrado incluso a personajes públicos como la actriz y modelo Pamela Anderson. Esta publicó hace pocos días un articulo a favor de la independencia en el que se apoyaba en argumentos usados por el propio Assange en sus mensajes de twitter.

En esta red social el dueño de Wikileaks ha llegado incluso a establecer una recompensa de 20.000 euros a aquel que aporte pruebas e información sobre «El coste de las cargas policiales que el Gobierno español utilizó el 1 de octubre».