Imagen del cartel colocado en las calles de Palma
Imagen del cartel colocado en las calles de Palma - TWITTER

Arran amenaza y califica como «fascistas» a dos relevantes cargos del PP y de Cs en Baleares

La formación independentista juvenil critica además la «catalanofobia» de entidades como Sociedad Civil Balear o Mos Movem

Palma de MallorcaActualizado:

La formación independentista juvenil Arran, vinculada a la CUP, ha colgado este miércoles en uno de los principales jardines de Palma, S'Hort des Rei, una pancarta escrita en catalán en la que califica implícitamente como «fascistas» al expresidente del Gobierno balear y hoy senador, el popular José Ramón Bauzá; al portavoz de Cs en el Parlamento regional, Xavier Pericay, y al presidente del nuevo partido Actúa Baleares, Jorge Campos.

En la parte superior de la pancarta se afirma que «L'Estat assenyala, el feixisme apunyala» («El Estado señala, el fascismo apuñala»). Justo debajo aparecen tres dibujos, con las imágenes de Pericay, Bauzá y Campos. Dicha pancarta también dice, en la parte inferior, «Il·luminem la foscor, ofeguem el feixisme!» («¡Iluminemos la oscuridad, ahoguemos el fascismo!»). En la cuenta oficial de Twitter de Arran Palma aparece una fotografía de la citada pancarta, acompañada del siguiente texto: «Hemos colgado una pancarta señalando culpables del aumento de las agresiones fascistas, por su relación directa con la extrema derecha». El texto concluye, en tono amenazante, con estas palabras: «¡No permitiremos ningún intento de blanquear el fascismo!».

En esa misma línea, Arran ha publicado en su cuenta oficial de Facebook un comunicado en el que, tras diversas críticas al «Estado», critica también a plataformas cívicas de reciente creación, como Mos Movem (En Marcha) o Sociedad Civil Balear, por su supuesta «catalanofobia». Cabe recordar que Mos Movem es una de las entidades que se han opuesto con mayor firmeza al futuro decreto del catalán en la sanidad pública isleña, que en breve aprobará el Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol.

Horas después de la colocación de la pancarta, el presidente de Actúa Baleares ha presentado este jueves una denuncia ante la Policía Nacional por amenazas, injurias e incitación al odio y a la violencia contra su persona. «Estos individuos se sienten respaldados y envalentonados gracias a la irresponsable actitud de aquellos cargos públicos o miembros del Gobierno balear que se solidarizan con ellos, como ha sucedido con el rapero condenado Valtonyc. Son los causantes de este incremento de las amenazas. Aun así, vamos a seguir defendiendo la libertad, la democracia y la unidad de España», ha señalado Campos.

Un largo historial

Las primeras actuaciones amenazantes o vandálicas de Arran en Mallorca se remontan a abril de 2013, cuando simpatizantes de dicha organización atacaron la sede del PP balear, situada en la calle Palacio Real de Palma. En concreto, realizaron diversas pintadas en la fachada, dibujando por ejemplo una hoz y un martillo. Cuatro meses después, en agosto de ese mismo año, se produjo una actuación similar en el mismo edificio.

Posteriormente, el 22 de noviembre de 2016, Arran reivindicó un ataque con pintura realizado contra la fachada y contra una de las entradas de la parroquia de Santa Cruz, ubicada en Palma. El argumento esgrimido para intentar justificar dicho acto de vandalismo fue que un día antes, el 21 de noviembre, se había celebrado en la citada iglesia una misa en memoria de Francisco Franco y del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera.

Más recientemente, a mediados del pasado año, Arran protagonizó un acto de presunta turismofobia. Así, el 22 de julio diversos activistas lanzaron confetti en el interior de un restaurante palmesano y encendieron bengalas en el exterior. Los jóvenes que participaron en esa protesta desplegaron varias pancartas, con mensajes como «Tourism kills Mallorca» («El turismo mata Mallorca») o «Aquí s'està lliurant la lluita de classes» («Aquí se está librando la lucha de clases»). Precisamente, a lo largo de esta misma semana está previsto que declaren un total de 12 miembros de Arran, en calidad de investigados —equivalente a imputados—, por dicha protesta. La juez imputa a los citados simpatizantes independentistas los presuntos delitos de desórdenes públicos, daños y amenazas.

Otros actos vandálicos

Igualmente durante el pasado verano, en concreto en agosto, Arran, Endavant Mallorca y Joves del GOB pegaron más de mil adhesivos en coches de alquiler aparcados en diferentes puntos de la isla, con lemas como «Aquest cotxe sobra» («Este coche sobra»).

Ya este año, el pasado 8 de enero, Arran publicó en su cuenta oficial de Twitter un vídeo en el que se veía a dos encapuchados quemar una bandera de España, que previamente habían colgado en unas verjas boca abajo. Durante la quema se escuchaban vítores y aplausos. El lugar escogido fue el Parque de las Estaciones de Palma. En el citado vídeo aparecían también varias personas sosteniendo una pancarta con la inscripción «Organitzem-nos al carrer pels Països Catalans» («Organicémonos en la calle por los Países Catalanes»). Ese acto de vandalismo tuvo lugar el pasado 30 de diciembre, si bien no trascendió hasta una semana más tarde.

Cabe recordar que un año antes, el 30 de diciembre de 2016, dos simpatizantes de Arran habían quemado una fotografía del Rey también en la capital balear, en el transcurso de un concierto en favor del soberanismo. Ambos activistas habían leído un texto apoyando a los independentistas catalanes procesados en la Audiencia Nacional por romper o quemar imágenes de Don Felipe. Los dos presuntos autores de la quema de la citada fotografía en Palma comparecieron en la Audiencia Nacional en junio del pasado año. Tras acogerse a su derecho a no declarar, quedaron en libertad con cargos, acusados de un delito de injurias a la Corona.