Ana Julia se abraza al padre de Gabriel durante la concentración del pasadoviernes
Ana Julia se abraza al padre de Gabriel durante la concentración del pasadoviernes - EFE

Ángel Cruz: «Si a alguien le hicimos daño, le pido perdón, pero Gabriel no tiene la culpa»

El padre del niño aparecido muerto en Níjar hacía un llamamiento el pasado viernes en una concentración para pedir a los posibles captores liberaran al pequeño

MADRIDActualizado:

Apenas han pasado dos días desde que los padres del pequeño Gabriel Cruz encabezaran una concentración para pedir la libertad de su hijo, que creían vivo después del hallazgo de una camiseta blanca con su ADN. Algo más de 48 horas en las que se ha averiguado que el pequeño estaba muerto, tras el hallazgo del cadáver en el maletero del coche de la novia del padre, Ana Julia Quezada. Las palabras de Ángel Cruz en la capital almeriense durante su discurso cobran ahora especial relevancia: «Todos somos humanos, a veces nos equivocamos y por lo que sea a alguien hicimos daño, le pido perdón, de corazón, pero Gabriel no tiene culpa, Gabriel tiene que volver con nosotros», afirmaba.

Una idea que repetía, asegurando que «todas las noches» pensaba en «si había hecho daño a alguien» y hacía «una lista» pero sin encontrar un nombre. «Aún así, le pido perdón, de corazón», aseguraba. Cruz remarcaba que se trataba de un niño «muy pequeño» y que si lo que querían era dañar a la familia, «ya nos lo han hecho».

Ángel Cruz también aludía al apoyo mostrado por familiares y amigos, que en todo momento les han apoyado: «Alguien ha parado nuestra vida de golpe, pero también hay alrededor mucha gente que han parado sus vidas para buscarle». Después de sus palabras, las cámaras retrataban a una emocionada Ana Julia abrazando encima del escenario a su pareja. En ese momento, la opinión pública no sospechaba que días más tarde sería detenida tras el hallazgo del cadáver del niño en el maletero.

Por su parte, Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, señalaba la confianza que mantenía en el equipo que llevaba la investigación: «son la mejor gente de España». Ese día se concentraron 8.000 personas en la Puerta de Purchena de la capital almeriense, multiplicándose el efecto a través de las redes sociales.