La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la presentación de su libro en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante la presentación de su libro en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires - efe

Carmena reconoce que llegar al Gobierno le ha obligado a abandonar ciertas actividades «ilegales»

La alcaldesa participaba en movimientos sociales, como protestas u ocupaciones y ahora prefiere «la gestión desde arriba, de otra forma»

Actualizado:

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha mostrado este viernes en Buenos Aires su visión sobre la política del cambio que pretende llevar a cabo en Madrid, al presentar su libro «Por qué las cosas pueden ser diferentes en la Biblioteca Nacional.

En un acto conducido por el periodista argentino y especialista en política internacional Pedro Brieger, que abarrotó las butacas del auditorio, Carmena explicó cómo las cosas pueden ser diferentes en política para dejar de ser una «actividad absolutamente impostada» y sin diálogo entre gobernantes y ciudadanos para hacer política «de una manera diferente».

La alcaldesa ha asegurado que desde su llegada al gobierno de la capital española ha tenido que abandonar ciertas actividades «ilegales» que realizaba como parte de los movimientos sociales en los que participaba, como protestas u ocupaciones, para «hacer la gestión desde arriba, de otra forma».

Para ella, esto supone un aprendizaje nuevo, convencida de que «sin estar en movimientos sociales» puede «gestionar un ayuntamiento desde los movimientos sociales».

«La sociedad actual da mucho valor a los inventos tecnológicos y no repara en los cambios y en los inventos sociales que se han producido en el mundo», afirmó la alcaldesa de Madrid.

Estas ideas quedan plasmadas en su libro, que le otorgó la oportunidad de presentar la situación del ayuntamiento madrileño ante la ciudadanía porteña, como parte de un viaje privado durante sus vacaciones.

La exjueza de 71 años reiteró su ideal de restar «privilegios al político» para que se acerque al pueblo y evitar que se convierta en una «estructura peligrosa del poder por el poder».

En esta tarea, considera fundamental tener vida personal para evitar despersonalizarse y reiteró su intención de finalizar la legislatura pese a los «ataques» por su edad.

La alcaldesa habló también sobre la situación de Madrid, que con un «presupuesto grandísimo» de 6.000 millones de euros, tiene «tal desconfianzaen lo público que se desarma». «Lo que parece un enorme ahorro, es un enorme gasto», asegura la edil en alusión a las privatizaciones existentes en su ciudad.

«El ayuntamiento aspira a un nivel de eficiencia y eficacia que nos obliga a hacerlo nosotros mismos», señaló la mandataria madrileña, que junto a su equipo de gobierno se encuentra revisando ciertos contratos entre administración y empresas privadas para realizar modificaciones al respecto.

Carmena concluyó el acto asegurando que el movimiento social y político surgido tras el 15-M, que supuso «el despertar de los jóvenes» como respuesta a la crisis económica en España, «se va a desinflar si no se consigue mejorar», por lo que para la alcaldesa, «que se vean logros es transcendental».

Desde la Biblioteca Nacional argentina, Brieger aseguró que la labor de escritora de Carmena no finaliza con «Por qué las cosas pueden ser diferentes», ya que prepara un nuevo libro, en este caso sobre España.

Previamente, Carmena había sido recibida por su par de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, en la sede municipal del barrio porteño de Parque Patricios.

«La alcaldesa se mostró interesada en las políticas de inclusión y desarrollo del sur de la Ciudad que impulsa el Gobierno porteño. También dialogaron sobre la judicialización de las gestiones municipales, que se observan tanto en Madrid como en Buenos Aires», aseguraron desde la administración porteña en un comunicado.

Durante su viaje a Buenos Aires, Carmena también se reunió con la presidenta argentina, Cristina Fernández, el miércoles pasado en la Casa Rosada.

Además, mantuvo una charla con académicos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires que giró en torno a premisas para «repensar la Justicia».